La Sociedad Australiana de Psicología pone de relieve los beneficios de incorporar psicólogos educativos en centros escolares
22 Sep 2022

La evidencia pone de relieve que el coste de fomentar la resiliencia y la intervención temprana en niños y niñas en edad escolar que experimentan problemas de salud mental, conductuales o de desarrollo neurológico, es significativamente menor que el coste que supone tratar estos problemas en la adolescencia y la edad adulta.

Así lo afirma la Sociedad Australiana de Psicología (APS-Australian Psychological Society) en un documento de posicionamiento, a través del cual recoge una serie de recomendaciones clave basadas en la evidencia psicológica sobre la inversión en salud mental infanto-juvenil y la importancia de implementar enfoques escolares integrales para la intervención temprana y la promoción y prevención de la salud mental universal, destacando el rol fundamental que desempeñan en este contexto los psicólogos educativos.

En su texto, la Sociedad advierte de que, cada año, aproximadamente uno de cada cinco niños y niñas australianos/as comienza la escuela mostrando signos de estrés psicológico y social, siendo esperable que, en un período de 12 meses, uno de cada siete o alrededor de 670.000 de los 4 millones de menores escolarizados/as, experimenten uno o más trastornos mentales, conductuales o del neurodesarrollo.

Foto: tima miroshnichenko Fuente: pexels Fecha descarga: 15/09/2022

Tal y como manifiesta, existe amplia evidencia sobre los impactos negativos que estos niveles alarmantes de estrés psicológico y social, problemas de salud mental y trastornos del comportamiento o del neurodesarrollo pueden tener en los y las jóvenes. De hecho, afirma, “la ansiedad, la depresión y los trastornos de conducta constituyen, después del asma, las principales causas de la carga de enfermedad en niños y niñas australianos/as de 5 a 14 años, siendo el suicidio y las lesiones autoinfligidas, seguidas de la ansiedad y la depresión, la principal causa de carga de enfermedad, en jóvenes de 15 a 24 años”. Más allá de las consideraciones sobre la carga de la enfermedad, los niños en edad escolar con problemas de salud mental experimentan dificultades en otras áreas del desarrollo, como el funcionamiento psicológico y social (p. ej., problemas de regulación emocional y de relaciones sociales) y tienen más probabilidades de presentar problemas académicos, como absentismo escolar y dificultades de aprendizaje.

La APS destaca cómo los efectos de la pandemia de la COVID-19 (cierre de escuelas, el aislamiento social, la soledad…), y la tensión económica para las familias y las comunidades, han afectado aún más y de forma alarmante, a la salud mental y el bienestar de los niños y niñas en edad escolar. Concretamente, los y las menores cuyo deterioro en salud mental fue más significativo durante la pandemia, pertenecen a muchos de los mismos grupos que ya tenían un mayor riesgo de experimentar problemas de salud mental antes de la aparición de la COVID-19 (a saber, niños/as de diversos orígenes culturales, niños/as con enfermedades crónicas, con discapacidad, jóvenes LGBTQI+ y niños/as cuyos padres ya experimentan altos niveles de angustia psicológica o problemas de salud mental).

De acuerdo con diversas investigaciones, los trastornos mentales, conductuales y del neurodesarrollo en niños/as y jóvenes pueden provocar una “cascada de problemas” en el desarrollo. Así, los síntomas de problemas de salud mental pueden socavar la participación escolar, el aprendizaje y las relaciones, lo que a su vez afecta el ajuste social y el rendimiento académico. Los efectos negativos en espiral de las dificultades sociales y educativas exacerban aún más la angustia mental.

En la misma línea, existe una clara evidencia de que la angustia psicológica en la infancia a menudo continúa en la edad adulta: se estima que cerca de la mitad de los trastornos de salud mental en adultos comienzan antes de los 14 años de edad. De igual modo, la mitad de los niños, niñas y adolescentes que «superan» su diagnóstico cuando llegan a la edad adulta tienen más probabilidades que aquellos/as sin antecedentes de problemas de salud mental, de experimentar dificultades funcionales significativas relacionadas con el trabajo, la salud, las relaciones y los delitos.

También existen fuertes vínculos entre la mala salud mental de jóvenes y adultos/as y la acumulación de riesgos asociados con las experiencias adversas en la infancia, tales como, el maltrato infantil, el uso de drogas, la violencia en el hogar, o los problemas familiares (por ej., separación de los padres, la enfermedad o la muerte de un familiar, pobreza y problemas socioeconómicos, etc.).

A pesar de lo expuesto y del incremento en la demanda de atención psicológica, la Sociedad lamenta la escasez crítica de servicios de salud mental adecuados para niños, niñas y jóvenes en Australia -especialmente en zonas rurales-, lo que les impide el acceso al apoyo que tanto necesitan para manejar el estrés psicológico y social y los trastornos mentales, conductuales o neurológicos.

La APS destaca también el impacto del paulatino incremento en la demanda de ayuda por problemas de salud mental desde la pandemia (principalmente, en los períodos de confinamiento), sobre las listas de espera para atención psicológica, que se han extendido hasta los 6-12 meses.

Como bien manifiesta en su documento, invertir en salud mental infanto-juvenil y proteger la experiencia educativa de los y las menores tiene claros beneficios sociales y económicos. Se estima que el coste de la mala salud mental para la economía es de $600 millones al día, o $220 mil millones cada año; sin embargo, la evidencia pone de relieve que el coste de fomentar la resiliencia y la intervención temprana en niños y niñas en edad escolar que experimentan problemas mentales, conductuales o de desarrollo neurológico, es significativamente menor que el coste que supone tratar estos problemas en la adolescencia y la edad adulta. Algunos estudios realizados en este sentido muestran que invertir en la intervención temprana en salud mental y en el bienestar de los y las menores, genera un retorno de la inversión de entre $1 y $10,50 por cada dólar gastado.

Teniendo en cuenta que la salud mental y el bienestar comienzan en la infancia, y que los niños, niñas y jóvenes con buena salud mental tienen más probabilidades de ser resilientes frente a los desafíos y realizar su potencial, vivir una vida plena y convertirse en miembros productivos de la sociedad, la Sociedad Australiana de Psicología hace una llamamiento a invertir en la salud mental y el bienestar de los y las menores en edad escolar, mediante la implementación en todos los centros escolares de un enfoque integral basado en la evidencia para la promoción y prevención universal de la salud mental y la intervención temprana de los problemas en este ámbito de la salud, que esté dirigido por un personal de Psicología altamente formado y cualificado.

A continuación, recogemos estas recomendaciones desglosadas en el documento de posicionamiento:

1. Incorporar en los centros escolares un personal laboral de Psicología altamente formado y capacitado

Los servicios de salud mental en los centros educativos solo pueden alcanzar su máximo potencial cuando están dirigidos, coordinados y respaldados por un personal laboral de Psicología dedicado y altamente cualificado.

La Psicología es una profesión basada en la evidencia y acreditada por la Junta de Psicología de Australia. Según afirma la APS en su documento “los psicólogos educativos son expertos líderes en salud mental en las escuelas”, que tienen la capacitación y las habilidades necesarias para coordinar y brindar enfoques de bienestar y salud mental dirigidos a toda la comunidad educativa.

Cuentan también con habilidades específicas en evaluación e intervención de problemas de salud mental, desarrollo, aprendizaje y comportamiento. Pueden ayudar a los/as niños/as y jóvenes a alcanzar el bienestar social y emocional y el éxito académico.

Los psicólogos educativos están perfectamente posicionados para ser el puente que une a los/as jóvenes y sus familias con el apoyo a la salud mental fuera de las escuelas, incluida la atención primaria de la salud, los servicios comunitarios especializados de tratamiento de salud mental y los servicios sociales, derivando y coordinándose de manera eficaz con estos servicios si es necesario, para una evaluación o tratamiento más integral.

De igual modo, pueden coordinarse con el personal directivo y docente del centro educativo, a medida que implementan iniciativas de salud mental. A largo plazo, este apoyo especializado brindado a los educadores puede ampliar las habilidades y la capacidad del sistema educativo para brindar un mejor apoyo y mejorar la salud mental y el bienestar de los y las menores en edad escolar.

Pese a la importancia de esta figura, se calcula que, en Australia, hay de media un psicólogo educativo por cada 1.500 estudiantes. Con un gran número de alumnado al que atender, el trabajo de estos/as profesionales debe centrarse con frecuencia en los casos más complejos.

La APS estima que una proporción más favorable de, al menos, un psicólogo a tiempo completo por cada 500 estudiantes permitirá mejores prácticas de servicios integrales de apoyo a la salud mental basados ​​en la escuela en todos los centros de enseñanza primaria y secundaria públicos o privados de Australia. En relación con esta ratio, la UNESCO recomienda un psicólogo por cada 250 estudiantes, una proporción que ha sido defendida por múltiples expertos en Psicología Educativa en España, y que posibilitaría aún más el desempeño realista de las funciones del psicólogo educativo dentro del ámbito escolar y en colaboración con el resto de disciplinas.  

Para poder incrementar la cantidad de psicólogos capacitados e incorporarlos en los centros educativos, existe una necesidad inmediata de inversión para aumentar significativamente el número de plazas de formación universitaria y de personal docente en Psicología.

2. Escuelas orientadas a brindar enfoques integrales basados en la evidencia para el apoyo a la salud mental y el bienestar

Los entornos educativos, en coordinación con la familia, la comunidad y el sistema de servicios más amplio, son contextos prioritarios y esenciales para apoyar la salud mental y el bienestar de niños/as y jóvenes. La evidencia es clara: los mejores resultados psicológicos, sociales y educativos están asociados con enfoques escolares integrales, mantenidos a lo largo del tiempo, con niveles coordinados de promoción de la salud, prevención específica y apoyo a la intervención temprana, y conectados al sistema de apoyo externo.

La Sociedad Australiana señala la necesidad de trabajar de forma conjunta para ayudar a los centros educativos a abordar las políticas, los procedimientos y las conductas que generan estrés e infelicidad para algunos estudiantes, estigmatizan los trastornos mentales o reducen el acceso a los servicios de apoyo a la salud mental. Por su parte, los educadores y las educadoras necesitan más apoyo para desarrollar sus habilidades para la detección temprana de estudiantes que están experimentando problemas de salud mental, mejorar la alfabetización en salud mental de su alumnado, hablar sobre problemas de salud mental con las madres y los padres, y conectar a niños/as y familias con apoyos y servicios adicionales cuando sea necesario.

Asimismo, la APS considera crucial que los/as educadores/as reciban ayuda para manejar las tensiones y complejidades asociadas con sus roles de enseñanza y mantengan su propia salud y bienestar, un aspecto especialmente desafiante en los últimos tiempos, en medio de los frecuentes cambios en la educación desde la irrupción de la pandemia.

En este punto, se insiste en la necesidad de invertir en un personal laboral de Psicología Educativa altamente capacitado, así como de proporcionar fondos para la integración en los centros escolares de programas multinivel coordinados, dirigidos a mejorar la salud mental y el bienestar del alumnado y sus resultados académicos.

3. Desarrollar un plan nacional integral para el personal de Psicología Educativa

Unas condiciones de trabajo justas con modelos claros de carga de trabajo y el acceso a la promoción y el reconocimiento profesional apropiados, además de la supervisión y el desarrollo profesional continuos, son esenciales para un personal laboral de Psicología Educativa sostenible. El documento expone la necesidad de implementar un plan nacional de personal laboral para psicólogos educativos.

Si bien estas recomendaciones se enmarcan en el contexto australiano, pueden extrapolarse a otros países como España. De hecho, en los últimos años, el Consejo General de la Psicología ha venido planteando la necesaria incorporación de la figura del/de la psicólogo/a educativo/a en los centros escolares (sin menoscabo de otros profesionales), como profesional cualificado/a para dar respuesta a los problemas de índole psicológica que pueden surgir en la comunidad educativa, una figura que, en los últimos tiempos, resulta más que esencial dentro del sistema educativo.

Se puede acceder al documento desde la página Web de la APS o bien directamente aquí:

Psychologists in schools

Noticias Relacionadas

Noticias

Psicólogos educativos en todos los centros, una medida clave

España se encuentra en el grupo de países donde el alumnado muestra más ansiedad ante las matemáticas, muy por encima del promedio de los países de la OCDE y del Total UE. De forma específica, las chicas, el alumnado desfavorecido y los inmigrantes son quienes mayor ansiedad presentan ante esta materia. Por otro lado, el 6,5 % de los alumnos y alumnas españoles afirman haber sido acosados/as con frecuencia (…)

leer más

Down España publica un cómic para abordar el acoso escolar

La Federación Española de Síndrome de Down (Down España), en colaboración con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha publicado el cómic “El mejor hermano contra el Bullying”, un documento enmarcado en su proyecto “Inclusión Educativa”, a través del cual se explica qué es el síndrome de Down y se aborda el tema del acoso escolar, así como la importancia de detectarlo y hacerle frente (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

Psicólogos educativos en todos los centros, una medida clave

España se encuentra en el grupo de países donde el alumnado muestra más ansiedad ante las matemáticas, muy por encima del promedio de los países de la OCDE y del Total UE. De forma específica, las chicas, el alumnado desfavorecido y los inmigrantes son quienes mayor ansiedad presentan ante esta materia. Por otro lado, el 6,5 % de los alumnos y alumnas españoles afirman haber sido acosados/as con frecuencia (…)

leer más

Down España publica un cómic para abordar el acoso escolar

La Federación Española de Síndrome de Down (Down España), en colaboración con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha publicado el cómic “El mejor hermano contra el Bullying”, un documento enmarcado en su proyecto “Inclusión Educativa”, a través del cual se explica qué es el síndrome de Down y se aborda el tema del acoso escolar, así como la importancia de detectarlo y hacerle frente (…)

leer más