Los y las jóvenes LGBTIQ+ presentan mayor riesgo y tasas más altas de acoso escolar, según un informe
17 May 2024

Hoy, 17 de mayo, se celebra el Día Internacional Contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, una celebración instaurada en conmemoración del 17 de mayo de 1990, fecha en que la Organización Mundial de la Salud aprobó la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Relacionados (CIE 10), eliminando de ella la homosexualidad como diagnóstico. En este día Internacional se celebra la diversidad sexual y de género, concienciando a la población sobre la violencia y la discriminación que experimentan las personas LGBITQ+ a nivel mundial.

Con motivo de este día, recogemos un informe publicado por la UNESCO y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), a través del cual se pone de relieve el acoso escolar y otras formas de violencia que sufren los y las jóvenes LBTGIQ+ en la escuela, así como la necesidad de promover un ambiente escolar seguro e inclusivo para erradicar y prevenir esta grave conducta.

Tal y como señala el informe, los y las jóvenes que enfrentan discriminación, acoso u otras formas de violencia porque se identifican (o son percibidos como) LGBTIQ+, “tienen más probabilidades de sentirse inseguros, evitar actividades escolares, faltar a clases, obtener peores resultados académicos o incluso abandonar la escuela por completo”. Esto también puede impactar negativamente en sus aspiraciones y perspectivas de empleo al finalizar la educación, lo que, a su vez, podría aumentar el riesgo de inestabilidad económica y falta de vivienda.

Fuente: freepik. Foto: freepik. Fecha: 14/05/24

Cabe señalar el impacto negativo y duradero que tiene la violencia en la escuela en la salud física y mental del alumnado, incluido un mayor riesgo de ansiedad, miedo, estrés, pérdida de confianza, baja autoestima, soledad, aislamiento, autolesiones, depresión, y suicidio.

¿Qué violencia enfrentan los/as jóvenes LGBTIQ+ en el contexto escolar?

Los y las jóvenes LGBTIQ+ enfrentan tasas más altas de acoso escolar que sus pares no LGBTIQ+ mientras están en la escuela. Los datos expuestos por la UNESCO y ACNUDH alertan de que, a nivel mundial, alrededor del 45% de los/as jóvenes lesbianas, gays, bisexuales y trans revelan haber sido acosados/as en su centro escolar.  

Esto puede incluir violencia y acoso físico, sexual y psicológico, que puede ocurrir en aulas, dormitorios, patios de recreo, baños, vestuarios, en el camino hacia y desde la escuela, en los hogares y comunidades y en línea. Para muchos/as jóvenes LGBTIQ+ el acoso puede ser un hecho cotidiano.

El ambiente escolar puede llegar a ser realmente hostil: los y las estudiantes LGBTIQ+ suelen tener más probabilidades de ser acosados/as, atacados/as mediante insultos, amenazas, rumores maliciosos, exclusión, e incluso enfrentar castigos injustos por parte de docentes y administradores escolares, incluida la expulsión.

Los estereotipos de género dañinos y la desinformación pueden reforzar los prejuicios hacia los y las menores LGBTIQ+

El informe recuerda que los estereotipos de género dañinos y la desinformación sobre las personas LGBTIQ+ pueden difundirse a través de prácticas y planes de estudio docentes, así como a través de políticas, regulaciones e infraestructuras escolares. Paralelamente, esto puede reforzar los prejuicios hacia los niños, las niñas y los/as jóvenes LGBTIQ+. Por ejemplo, el 44% de los/as jóvenes LGBTIQ+ de 15 a 17 años en la Unión Europea sienten que sus derechos rara vez o nunca han sido apoyados en la escuela.

El acoso online puede ser tan dañino como el acoso en persona: escudándose tras el anonimato, los acosadores online pueden difundir publicaciones dañinas a través de redes e Internet que se comparten más rápidamente y cuya eliminación es mucho más difícil. Lamentablemente, los centros educativos y las familias no suelen preparados para hacer frente al acoso online. De acuerdo con el informe, cada vez hay más evidencia en torno a una estrecha relación entre ambos tipos de acoso (en persona y online). Esto significa que ser un acosador o acosadora online a menudo se asocia con ser un/a acosador/a fuera de las redes, y que ser atacado/a online también está asociado con ser atacado/a fuera de esta vía.

¿Quiénes pueden sufrir acoso escolar?

Si bien todos y todas los/as jóvenes pueden estar en riesgo de sufrir acoso escolar, las investigaciones al respecto muestran que aquellos/as que son vistos/as como «diferentes» de una manera u otra, tienen más probabilidades de ser acosados/as.

A modo de ejemplo, el informe señala que “los/as estudiantes que no se ajustan al género, como las personas no binarias, los niños percibidos como “femeninos” o las niñas percibidas como “masculinas”, tienen más probabilidades de sufrir acoso en la escuela”. En esta misma línea, datos de una encuesta mundial sobre educación inclusiva y acceso a la salud de jóvenes LGBTIQ+ indican que más del 33% de las niñas trans y el 30% de los niños trans han considerado abandonar la escuela debido a los desafíos y problemas que enfrentan.

Por otro lado, también pueden ser objeto de acoso los hijos e hijas de padres LGBTIQ+ así como el personal educativo, en particular, aquellos/as docentes que cuestionan los estereotipos de género, o quienes trabajan para crear un ambiente seguro y acogedor para el alumnado LGBTIQ+.

¿Quiénes son los acosadores o acosadoras?

Estudiantes, personal del centro escolar o autoridades educativas. Cualquiera de ellos/as puede perpetrar acoso escolar y otras formas de violencia. Los/as estudiantes y el personal que son conscientes de estos actos y/o son testigos de ello, pero no reaccionan, también contribuyen a mantener una cultura de acoso. La UNESCO y ACNUDH se muestran tajantes al afirmar que tanto la administración como el personal docente del centro, tienen la responsabilidad de crear un ambiente escolar seguro para todos y todas los/as estudiantes. Desafortunadamente, el fracaso de muchas escuelas a la hora de prevenir y dar respuesta eficaz al acoso puede hacer que los/as estudiantes LGBTIQ+ se sientan más aislados y estigmatizados. Los/as agresores/as se sienten impunes por la inacción de los profesores y otros espectadores, lo que aumenta la probabilidad de que más estudiantes sean acosados/as por ellos/as.

Cualquier estudiante que se perciba como ‘no ajustado a los roles de género’ puede estar en riesgo de acoso escolar

Según este documento, “la violencia contra las personas LGBTIQ+, a menudo, está impulsada por el deseo de ‘castigar’ a quienes se considera que desafían los roles y comportamientos ‘esperados’ de hombres y mujeres en la sociedad”. No es necesario que las víctimas sean LGBTIQ+ para ser atacadas: cualquier estudiante que se perciba ‘no ajustado a los roles de género’ puede estar en riesgo.

El informe pone de relieve cómo en varios países, ha habido intentos de desalentar o prohibir los debates sobre temas relacionados con LGBTIQ+ en general y, específicamente, en los centros escolares. Esto incluye legislación discriminatoria, así como políticas y planes de estudio educativos “que crean entornos escolares hostiles e inseguros para jóvenes LGBTIQ+ y otros/as no conformes con su género”. La UNESCO y ACNUDH alertan de que, “además de violar derechos básicos, estas políticas legitiman los prejuicios hacia los jóvenes LGBTIQ+ y los exponen a aún más violencia”.

A este respecto, una investigación realizada en Estados Unidos sugiere que el estrés asociado con las políticas que restringen los derechos o eliminan protecciones para las personas LGBTIQ+ tiene un impacto negativo en su salud mental. Las organizaciones que administran líneas directas de prevención del suicidio centradas en el colectivo LGBTQ+ han resaltado fuertes aumentos en la cifra de llamadas, coincidentes con la introducción de leyes estatales anti-LGBTQ. En el extremo contrario, una investigación realizada en Canadá encontró que los y las estudiantes lesbianas, gays y bisexuales cuyos centros educativos contaban con políticas de apoyo, tenían un 65% menos de riesgo de ideación o intento de suicidio.

La visibilidad de las personas LGBTIQ+ se considera un factor clave para acabar con estas situaciones

No obstante, la UNESCO y ACNUDH se muestran positivos ante la posibilidad de prevenir y eliminar el grave problema del acoso escolar: según datos de la Unión Europea, se ha registrado una reducción en el porcentaje de personas LGTBIQ+ que revelan haber experimentado actitudes negativas en su centro escolar, pasando de un 65% en 2012 a un 56% en 2019. Ante la pregunta de por qué pensaban que la situación en su país había mejorado, la mayoría destacaba la “visibilidad de las personas LGBTIQ+ y su participación en la vida cotidiana” como un factor clave, seguido de los “cambios positivos en las leyes y políticas” y del “apoyo de figuras públicas, líderes comunitarios y la sociedad civil”.

El informe finaliza con una llamada a la acción, incluyendo las siguientes recomendaciones dirigidas al alumnado, a los gobiernos y a los centros educativos y el personal docente:

A todo el alumnado
  • Escucha a tus compañeros y compañeras LGBTIQ+ e infórmate sobre sus experiencias.
  • Utiliza un lenguaje respetuoso y refiérete a la persona utilizando los términos, pronombres, identidad de género y nombre que utiliza para identificarse.
  • Denuncia los insultos o calumnias, el acoso, la discriminación, la violencia o los estereotipos de género dañinos que se utilizan contra las personas LGBTIQ+, así como la violencia en la escuela o en sus alrededores, incluso aunque esa violencia no esté dirigida a ti directamente.
Gobiernos
  • Prohibir y abordar la discriminación: derogar las leyes discriminatorias y prohibir la discriminación contra las personas LGBTIQ+, incluso en la educación. Desarrollar e implementar políticas integrales del sector educativo nacional para prevenir y abordar la violencia escolar.
  • Reconocer la identidad de género: reconocer legalmente la identidad de género de las personas trans (incluidos los/as jóvenes trans) en documentos oficiales mediante un proceso administrativo sencillo basado en la autoidentificación, y sin requisitos abusivos como diagnóstico médico, tratamiento o esterilización forzosos.
  • Garantizar currículums inclusivos: asegurar que los currículums, los materiales de aprendizaje y los métodos de enseñanza sean inclusivos para el colectivo LGBTIQ+, libres de estereotipos y que promuevan el respeto y la no discriminación en todas las escuelas y en todos los niveles educativos. Los planes de estudio escolares deben enfatizar que “las personas LGBTIQ+ pueden vivir una vida sana, plena y feliz”.
  • Fortalecer la formación: brindar capacitación y apoyo a los formuladores de políticas, profesorado y otro personal escolar para que comprendan su responsabilidad en la prevención y abordaje de la violencia que enfrentan los y las jóvenes LGBTIQ+ en los centros escolares, incluso desafiando sus propios prejuicios implícitos.
  • Monitorear, evaluar y aprender: monitorear y documentar sistemáticamente datos sobre la violencia relacionada con LGBTIQ+ en las escuelas, establecer objetivos específicos para abordar este problema y realizar un seguimiento del progreso hacia el logro de tales objetivos. También evaluar si las políticas son eficaces a la hora de ayudar a los centros educativos en el abordaje del acoso, con miras al aprendizaje y la mejora continuos.
  • Involucrar a las partes interesadas: colaborar e interactuar con partes interesadas que son clave, incluidos grupos de jóvenes, organizaciones de la sociedad civil LGBTIQ+, organizaciones de familias, docentes, comunidades y ministerios y departamentos gubernamentales pertinentes.
  • Proteger la privacidad: garantizar que todas las personas LGBTIQ+, especialmente, los y las jóvenes, puedan disfrutar de su derecho a la privacidad, incluida la opción de revelar o no cualquier información personal, cuándo y a quién.
  • Líneas de apoyo: garantizar líneas de ayuda gratuitas, inclusivas, anónimas y accesibles a jóvenes LGBTIQ+ que se encuentran en dificultades o que enfrentan violencia o discriminación.
A los centros educativos y el personal docente
  • Garantizar que los entornos escolares sean seguros, inclusivos y propicios para todos y todas los/as estudiantes –incluidos los/as estudiantes LGBTIQ+– mediante el desarrollo y el intercambio de códigos de conducta y el seguimiento de posibles focos de violencia dentro y alrededor de la escuela.
  • Implementar medidas para prevenir y abordar el acoso contra el alumnado LGBTIQ+, contrarrestando los estereotipos negativos y dañinos sobre el colectivo. La Dirección y el personal de la escuela deben trabajar continuamente para mejorar su propia comprensión sobre las consecuencias de la discriminación, los estereotipos negativos y el acoso.
  • Ofrecer a los y las docentes formación continua sobre cómo crear entornos seguros y acogedores para los/as estudiantes LGBTIQ+.
  • Establecer mecanismos seguros, anónimos y eficaces para denunciar la violencia y la discriminación, incluidas líneas telefónicas directas, formularios online y personal capacitado para ello.
  • Proporcionar al alumnado orientación y apoyo a la salud mental, confidenciales, seguros y sensibles con la infancia y basados en el trauma. Actuar como enlace para los/as jóvenes LGBTIQ+ que necesitan servicios de salud para conectarlos con proveedores comunitarios competentes y experimentados.
  • Ofrecer a los/as estudiantes y sus familias información completa, precisa, no discriminatoria y apropiada para su edad, sobre las personas LGBTIQ+ en los planes de estudio, materiales didácticos, libros de la biblioteca y mecanismos de apoyo.
  • Hacer referencia a una persona utilizando los términos, pronombres, género y nombre que utiliza para identificarse, permitir que el alumnado transgénero y no conforme con el género, se incluyan con su nombre y género de preferencia en el listado del aula, y brindarles acceso a instalaciones (incluidas las instalaciones neutrales en cuanto al género) que se alineen con su identidad de género.
  • No revelar si una persona es o puede ser LGBTIQ+ sin su consentimiento.
  • Asociarse con organizaciones locales de la sociedad civil, la comunidad escolar en general y otras partes interesadas relevantes para realizar actividades y observar días de celebración o conmemoración LGBTIQ+ para demostrar apoyo y solidaridad hacia el colectivo.
  • Apoyar y fomentar grupos de estudiantes que trabajen en temas relacionados con LGBTIQ+.

Se puede acceder al informe desde la página Web de la UNESCO o bien directamente aquí:

LGBTIQ+ youth:bullying and violenceat school

Noticias Relacionadas

Noticias

Un estudio destaca el impacto de la contaminación del aire y el cambio climático en la salud mental

Se estima que toda la población mundial (99%) respira aire que excede los límites de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La contaminación del aire constituye un importante problema ambiental y de salud física global, contribuyendo a más de 8 millones de muertes por año, y tiene un impacto negativo también en la salud mental (…)

leer más

Políticas eficaces para mejorar la salud mental

Todas las políticas gubernamentales, desde el transporte y la vivienda, hasta la sanidad, la seguridad social y el medio ambiente, afectan a nuestra salud mental, para bien o para mal. Sin embargo, todas estas políticas, suelen formularse sin tener debidamente en cuenta cómo podrían dañar o bien mejorar el bienestar de la población (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

Un estudio destaca el impacto de la contaminación del aire y el cambio climático en la salud mental

Se estima que toda la población mundial (99%) respira aire que excede los límites de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La contaminación del aire constituye un importante problema ambiental y de salud física global, contribuyendo a más de 8 millones de muertes por año, y tiene un impacto negativo también en la salud mental (…)

leer más

Políticas eficaces para mejorar la salud mental

Todas las políticas gubernamentales, desde el transporte y la vivienda, hasta la sanidad, la seguridad social y el medio ambiente, afectan a nuestra salud mental, para bien o para mal. Sin embargo, todas estas políticas, suelen formularse sin tener debidamente en cuenta cómo podrían dañar o bien mejorar el bienestar de la población (…)

leer más