La atención a personas mayores con problemas por consumo de drogas
06 Oct 2023

Es clave que los servicios de tratamiento de drogas se adapten a las necesidades de las personas mayores que presentan problemas de drogas, siendo fundamental que brinden una atención multidisciplinar para abordar sus necesidades médicas, psicológicas y sociales. Así lo afirma el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA-European Monitoring Centre for Drug and Drug Addiction) en su informe sobre personas mayores y consumo de drogas, a través del cual ofrece una visión general de los aspectos más importantes a considerar al planificar o brindar respuestas sociales y de salud dirigidas a las personas mayores que consumen drogas, revisando la disponibilidad y eficacia de dichas respuestas y considerando las implicaciones de estas medidas para las políticas y la práctica.

Tal y como señala el EMCDDA, cada vez hay una mayor proporción en Europa de personas mayores de 40 que presentan problemas con los opioides. Esto se refleja en el aumento, registrado en las últimas dos décadas, de la edad promedio de las personas que están en tratamiento por drogas y de aquellas que han fallecido por consumo de drogas. También suscita cada vez más preocupación el uso problemático de otros fármacos como, por ejemplo las benzodiazepinas.

personas mayores consumo drogas
Fuente: freepik. Autor: rawpixel.com. Fecha: 29/09/23
Consecuencias adversas del consumo de drogas en personas mayores

Según advierte, el envejecimiento físico en las personas mayores que consumen opioides, puede verse acelerado por los efectos acumulativos del policonsumo y la mala salud a lo largo de los años, pudiendo aparecer de forma temprana trastornos degenerativos, problemas circulatorios y respiratorios, diabetes, hepatitis y cirrosis hepática, y presentando, además, una mayor susceptibilidad a infecciones, así como un mayor riesgo de sobredosis e incluso de suicidio.

De hecho, este grupo “tiene tasas más altas de problemas de salud, físicos y mentales, en comparación con personas de su misma edad que no consumen drogas y con personas más jóvenes que son consumidoras”. Concretamente, los problemas de salud mental pueden llegar a ser una preocupación grave en esta población.

Además, una proporción importante de personas mayores con problemas de drogas viven solas, necesitan vivienda, están en situación de desempleo y son económicamente inactivas. La falta de empleo reduce las redes sociales, las habilidades y los conocimientos, y refuerza, a su vez la marginación y el aislamiento social. El estigma y la discriminación por motivos de edad (discriminación por motivos de edad) se suman a la exclusión social y al aislamiento.

En este sentido, alerta de la mayor vulnerabilidad de estas personas a la depresión y la soledad, porque sus contactos sociales se reducen a medida que otras personas mayores que consumen drogas mueren o se recuperan de la adicción y no quieren tener más contacto con ellos. El estigma que pueden experimentar al seguir consumiendo drogas a medida que avanzan hacia una edad avanzada puede actuar como una barrera en la búsqueda de ayuda.

Respuestas clave en el abordaje de los problemas relacionados con las drogas entre las personas mayores

Aunque la guía se centra principalmente en las personas mayores con problemas asociados al consumo de opioides (a menudo junto con alcohol y otras drogas), también hay grupos de personas mayores que consumen de forma problemática otras sustancias, por ejemplo, el cannabis y medicamentos como las benzodiazepinas. Los adultos mayores pueden tener una mayor sensibilidad a las benzodiazepinas y medicamentos relacionados y una menor capacidad para metabolizar algunos agentes de acción más prolongada, como el diazepam. Estos fármacos pueden incrementar el riesgo de deterioro cognitivo, de delirio, caídas y accidentes. Así, algunas de las respuestas analizadas por el EMCDDA en su guía, pueden ser de utilidad tanto para las personas mayores que consumen opioides como para estos grupos, y algunos servicios específicos, siendo necesaria una mayor participación de los centros de atención primaria.

Dado que, en la actualidad, son escasas las intervenciones dirigidas a las necesidades específicas de las personas mayores que consumen drogas, el Observatorio considera necesario desarrollar una base de evidencia para estas intervenciones.

Las respuestas clave pueden incluir: servicios de tratamiento de drogas adaptados a las necesidades de las personas mayores que brinden atención multidisciplinaria para abordar sus necesidades médicas y psicológicas, así como su aislamiento social; mejor acceso y aceptación de las terapias antivirales contra la hepatitis C; sensibilización y formación del personal sanitario y social que se ocupa de personas mayores sobre cómo responder a las necesidades de las personas mayores con problemas de drogas, para garantizar una atención adecuada y evitar la estigmatización; residencias de ancianos especializadas para el cuidado residencial a largo plazo de personas mayores que consumen drogas; o terapia psicológica dirigida al aumento la autoestima, la aceptación y los sentimientos positivos sobre el futuro, entre otros muchos aspectos.

Es crucial una atención integrada y multidisciplinar adaptada a las necesidades de las personas mayores

En este sentido, la planificación de servicios para satisfacer las futuras necesidades de atención sanitaria y social del creciente número de personas mayores que consumen drogas en Europa, requiere de servicios de atención especializados en función de la edad, así como la adopción de un enfoque integrado y multidisciplinario (clave para abordar las necesidades médicas, psicológicas y sociales de esta población), con asociaciones interinstitucionales y derivación entre servicios sanitarios y sociales especializados y generales.

De acuerdo con el texto, las respuestas sanitarias y sociales a los problemas de las drogas se definen como “cualquier acción o intervención que se emprenda para abordar las consecuencias sanitarias y sociales negativas del consumo de drogas ilícitas, como muertes, enfermedades infecciosas, dependencia, problemas de salud mental y exclusión social”.

Por lo tanto, el desarrollo e implementación de tales respuestas requiere tres pasos básicos: identificar la naturaleza de los problemas de drogas que se deben abordar; seleccionar intervenciones potencialmente efectivas para abordar estos problemas; e implementar, monitorear y evaluar el impacto de dichas intervenciones.

En opinión de la EMCDDA, involucrar a las personas mayores que consumen drogas en el desarrollo de estos servicios es un aspecto importante “para garantizar que los servicios satisfagan sus necesidades”.

Acciones prioritarias en la atención sanitaria y social de las personas mayores que consumen drogas

El informe subraya la necesidad, cada vez mayor, de que el personal laboral que trabaja en centros residenciales para personas mayores, tenga una comprensión y formación básica de los problemas relacionados con el uso de sustancias y cómo su consumo puede afectar de forma específica a los clientes mayores, mejorando así la prestación de los servicios que reciben y la gestión de sus necesidades físicas y psicológicas.

De acuerdo con la guía, el aislamiento social y la soledad en este grupo se pueden abordar mejorando las estrategias de afrontamiento, fomentando las redes sociales y potenciando actividades que mejoren el bienestar.  El apoyo de sus iguales puede aumentar la autoestima, la sensación de ser aceptado y comprendido y los sentimientos positivos sobre el futuro. Las intervenciones que involucran a las personas nuevamente en la sociedad y las ayudan a desarrollar o expandir redes sociales pueden ayudar a prevenir la soledad y el aislamiento en este grupo cuando se implementan temprano en el tratamiento.

El documento finaliza haciendo una radiografía del panorama europeo en cuanto a disponibilidad de intervenciones relacionadas con las drogas para las personas mayores y exponiendo las principales implicaciones para las políticas y la práctica, entre ellas, la necesaria modificación o reestructuración de los servicios de drogas y el desarrollo de servicios especializados que aborden las necesidades de atención sanitaria y social de las personas mayores consumidoras.

Fuente: EMCDDA (2023). Older people and drugs: health and social responses. European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction

Noticias Relacionadas

Noticias

Un estudio destaca el impacto de la contaminación del aire y el cambio climático en la salud mental

Se estima que toda la población mundial (99%) respira aire que excede los límites de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La contaminación del aire constituye un importante problema ambiental y de salud física global, contribuyendo a más de 8 millones de muertes por año, y tiene un impacto negativo también en la salud mental (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

Un estudio destaca el impacto de la contaminación del aire y el cambio climático en la salud mental

Se estima que toda la población mundial (99%) respira aire que excede los límites de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La contaminación del aire constituye un importante problema ambiental y de salud física global, contribuyendo a más de 8 millones de muertes por año, y tiene un impacto negativo también en la salud mental (…)

leer más