Los adolescentes y los jóvenes constituyen una fuerza vital positiva para la preparación y respuesta ante emergencias en las comunidades afectadas.  Así lo remarca la nueva guía las nueva guía Con nosotros y para nosotros: Trabajando con y para los jóvenes en crisis humanitarias y prolongadas (With us & for us: Working with and for Young People in Humanitarian and Protracted Crises), elaborda por la IASC, que es el foro de coordinación humanitaria de más alto nivel de la Organización de las Naciones Unidas.

La guía subraya la importancia clave que tiene la implementación de acciones dirigidas a este grupo de edad formado por los adolescentes y jóvenes ante la preparación y respuesta a crisis humanitarias. A pesar de su importancia estratégica, y tal y como subraya la IASC, esta franja concreta de edad no se suele incluir en los protocolos de acción, que habitualmente están centrados en los niños o en los adultos.

Por este motivo, el manual pretende suplir la falta de información en este campo y servir como guía de referencia para desarrollar una acción humanitaria que contemple las necesidades de este grupo y para trabajar con y para los jóvenes en situaciones humanitarias y crisis prolongadas.

En esta línea, el manual elaborado por la IASC recopila la literatura científica y las recomendaciones de expertos para el trabajo con adolescentes y jóvenes en situaciones de emergencias y desastres, a través de cinco principios claves de acción:

  • Acción 1: Servicios. Promocionar e incrementar programas inclusivos y sensibles a la edad y al género que contribuyan a la protección, salud y desarrollo de las mujeres jóvenes, hombres, niñas y niños en contextos humanitarios.
  • Acción 2: Participación. Apoyo sistemático a la inclusión de la participación de los jóvenes en todas las fases de la acción humanitaria mediante el intercambio de información y la participación en procesos de toma de decisiones en todos los niveles.
  • Acción 3: Capacidad. Reconocer y fortalecer las capacidades y aptitudes de los jóvenes para ser actores humanitarios eficaces en la prevención, preparación, respuesta y recuperación de las comunidades, así como empoderar y apoyar iniciativas locales de respuesta humanitaria lideradas por jóvenes y organizaciones de jóvenes, y dirigidas a los jóvenes afectados, incluidos los jóvenes refugiados y desplazados que viven en asentamientos urbanos informales.
  • Acción 4: Recursos. Incrementar los recursos destinados a abordar las necesidades y prioridades de los adolescentes y jóvenes afectados por crisis, incluidos desastres, conflictos y desplazamientos e identificar formas de rastrear e informar sobre los recursos asignados a jóvenes en contextos humanitarios.
  • Acción 5: Datos. Asegurar la generación y uso de datos desglosados ​​por edad y sexo pertenecientes a adolescentes y jóvenes en entornos humanitarios

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

With us & for us: Working with and for Young People in Humanitarian and Protracted Crises

Artículos Relacionados
A pesar de la pandemia, el mundo no puede apartar la vista de la crisis climática, mensaje de la IASC
Protocolo para la evaluación de programas de salud mental en situaciones de emergencia
Guía de actuación para víctimas de violencia de género durante el estado de alarma
Consideraciones psicológicas y sociales y sobre salud mental de la OMS durante la pandemia provocada por el COVID-19
Primeros auxilios psicológicos y de salud mental para todos, día Mundial de la Salud Mental