“Los estereotipos y los prejuicios involucran creencias, generalizaciones y valoraciones sobre otras personas o grupos sociales en base a sus características personales y físicas, formas de vida, ideología, identidades de género, origen étnico u orientación sexual, entre otras. Se trata de creencias limitantes que nutren la vulnerabilidad de los y las jóvenes, pues afectan a su intimidad e identidad personal, pero también a sus posibilidades de desenvolverse e interactuar públicamente.”

Así lo afirma un informe publicado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud (Fad) a través del cual se analiza la problemática actual de los estereotipos y prejuicios nocivos entre los y las jóvenes en nuestro país, con el fin de trabajar en la construcción de una sociedad plural, inclusiva y tolerante, que respete a los diversos colectivos y grupos.

Foto: griet dewijngaert Fuente: pexels Fecha descarga: 03/06/2021

Los resultados, basados en 2.029 entrevistas online -agrupadas en dos submuestras, una de jóvenes entre 15 y 30 años (1.194 casos) y otra de personas mayores de 30 años (835 casos)-, revelan cómo el 80% de los y las jóvenes españoles/as son conscientes de que emiten prejuicios nocivos (el 24% de ellos, lo hace con frecuencia), principalmente, “gracias al enorme altavoz mediático que supone Internet y las redes sociales”.

A este respecto, hay una serie de factores que correlacionan con la emisión de prejuicios, tales como la exposición a entornos tóxicos provocados por el uso intensivo de redes sociales, la polarización ideológica y el pesimismo personal y generacional con respecto al futuro.

Se observa aquí un efecto de retroalimentación: las personas que emiten prejuicios nocivos con frecuencia también los reciben con frecuencia. Están más expuestos a la polémica tóxica en sus redes sociales y, por tanto, tienen a su disposición abundante material donde “inspirarse”. Suelen estar más polarizados políticamente que aquellos/as que no emiten prejuicios nocivos con frecuencia, y suelen ser también más pesimistas respecto al futuro de su generación y al suyo propio. Esta visión pesimista sobre el futuro personal se relaciona con la sensación “de no estar viviendo una vida feliz”, fruto del no-bienestar material (precariedad laboral, estrechez económica, en definitiva, la sensación de baja calidad de vida), y la dificultad o escasez de conexiones humanas relevantes.

Asimismo, los datos indican un porcentaje aún mayor (94%) que afirma recibir desvalorización mediante prejuicios nocivos (el 49% de forma frecuente). Los resultados indican que las mujeres reciben desvalorización con más frecuencia que los hombres y desde una diversidad de campos mucho más amplia: por su género, por su forma de pensar sobre la igualdad o desigualdad de derechos entre mujeres y hombres, por su aspecto físico, por su forma de vestir, por sus decisiones en torno a su alimentación, por sus ideas sobre las personas extranjeras que viven en España, por su forma de entender los derechos de los animales, por su creencias (o no creencias) religiosas o espirituales y por su situación económica (ya sea por su estrechez o por su abundancia).

Por su parte, los hombres afirman que suelen recibir desvalorización por su orientación sexual (por ser hetero, homo, bisexual…).

Para los autores, los datos anteriores ponen de relieve la trascendencia de trabajar por la igualdad de género y favorecer especialmente las capacidades y oportunidades de las mujeres jóvenes.

Fuente: Barral, Moraño, Barral, Guiteras (2021) Desactiva tus prejuicios y piénsalo otra vez. Encuesta sobre prejuicios nocivos en la juventud española. Informe de Resultados. Madrid. Fad: Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud. DOI: 10.5281/zenodo.4742074. 

Artículos Relacionados
Guía de buenas prácticas contra el estigma
¿Qué retos enfrentan las personas con discapacidad en la expresión de su libertad sexual?
Salud Mental España insta a los medios a abordar el suicidio de forma rigurosa y desestigmatizante
Eliminar el estigma y la discriminación: clave para mejorar la accesibilidad a personas con discapacidad psicológica y social, según Mental Health Europe
Un estudio evidencia distintos grados de estigma en función del diagnóstico de trastorno mental
La importancia de erradicar el estigma en situaciones de pandemia
Impacto psicológico del COVID-19: los jóvenes presentan más síntomas de ansiedad, depresión y trastornos somáticos