“Se observan beneficios sólidos en la reducción del riesgo de recaída en pacientes con esquizofrenia, para las intervenciones familiares, la psicoeducación familiar y la terapia cognitivo-conductual. Estos tratamientos deberían ser las primeras intervenciones psicológicas y sociales a considerar en el tratamiento a largo plazo para pacientes con esquizofrenia.”

Esta es una de las principales conclusiones de un estudio publicado en la revista The Lancet Psychiatry, bajo el título Psychosocial and psychological interventions for relapse prevention in schizophrenia: a systematic review and network meta-analysis, a través del cual se pretende evaluar la eficacia, aceptabilidad y tolerancia de las intervenciones psicológicas y sociales para la prevención de recaídas en la esquizofrenia.

El estudio, consistente en una revisión sistemática y un metaanálisis en red, analiza 72 ensayos aleatorios controlados con una muestra de 10.364 participantes.  

Foto: Guilherme Rossi Fuente: pexels Fecha descarga: 25/10/2021

Los datos muestran que los programas de prevención de recaídas, la terapia cognitivo-conductual, la psicoeducación familiar, las intervenciones integradas y la psicoeducación del paciente reducen las recaídas a los 12 meses, más que el tratamiento habitual.

Se evidencia también la eficacia de las intervenciones familiares y la psicoeducación familiar en la mejora de otros aspectos, como los síntomas de la esquizofrenia y el funcionamiento. A juicio de los autores, el efecto de prevención de la recaída podría estar mediado por otros factores como la reducción de los síntomas, un mejor funcionamiento, la implicación directa de los miembros de la familia y un mejor cumplimiento. De acuerdo con los resultados, se observa que dotar de recursos y estrategias a los miembros de la familia mejora su capacidad de manejar las crisis, reduciendo así las admisiones hospitalarias.

Asimismo, la psicoeducación del paciente parece eficaz para reducir los síntomas y mejorar la adherencia en comparación con el tratamiento habitual.

Por su parte, la terapia cognitivo-conductual resulta eficaz, no solo en la reducción de las recaídas al año, sino también en la mejora de muchos resultados secundarios (síntomas generales, positivos y negativos, adherencia y funcionamiento).

Para los autores del estudio, estos tratamientos deberían ser las primeras intervenciones psicológicas y sociales a considerar en el tratamiento a largo plazo de los y las pacientes con esquizofrenia.

Fuente: Bighelli, I., Rodolico, A., García-Mieres, H., Pitschel-Walz, G., Hansen, W. P., Schneider-Thoma, J., ... & Leucht, S. (2021). Psychosocial and psychological interventions for relapse prevention in schizophrenia: a systematic review and network meta-analysis. The Lancet Psychiatry. https://doi.org/10.1016/S2215-0366(21)00243-1 

Artículos Relacionados
Funcionamiento social y estilos atributivos en la esquizofrenia. ¿Es adecuado el modelo de la indefensión aprendida?
Duelo y psicosis en niños: cuando también se pierde el sentido de realidad
Hacia un Conjunto Básico de la CIF para la evaluación del funcionamiento en el trastorno mental grave: aspectos comunes del trastorno bipolar, la depresión y la esquizofrenia
La retirada de antipsicóticos se asocia a una mejora del funcionamiento cognitivo
Nueva guía de práctica clínica para el tratamiento de la esquizofrenia y la psicosis
Se publica el Libro Blanco de la Intervención Temprana en Psicosis en España