Optimizar la capacidad funcional de las personas mayores y asegurar un envejecimiento saludable del conjunto de la población, retrasando la dependencia asistencial de las personas, requiere un enfoque de atención integral a largo plazo. Este es el mensaje de la OMS que se recoge en el Framework for countries to achieve an integrated continuum of long-term care (Marco para que los países logren una atención integral continua a largo plazo).

El documento reúne los principios que deben guiar este marco de atención continuada a la población mayor, lo que requiere la coordinación entre los servicios sociales y sanitarios, la atención coordinada y multidisciplinar en las diferentes etapas de prevención, rehabilitación, cuidados paliativos y cuidados intensivos y la implementación de procesos asistenciales que permitan una transición fluida entre los diferentes entornos posibles de atención: el hogar, la comunidad, los centros asistenciales y la atención aguda, entre otros factores.

Según advierte la OMS en una nota de prensa, cerca de dos tercios de las personas de edad avanzada van a requerir atención y apoyo en algún momento de sus vidas para poder desenvolverse en su vida cotidiana y realizar actividades básicas como comer, moverse o asearse. Actualmente los servicios de atención a personas mayores trabajan de manera aislada y fragmentada por lo que la transición en los cuidados se ve interrumpida, lo que genera un retraso en la atención y el agravamiento del deterioro de la capacidad funcional de las personas mayores durante este tiempo de espera. Muchos países, además, no cuentan con servicios de apoyo continuados o a largo plazo, por lo que el porcentaje de población mayor en situación de dependencia y sin apoyos es muy elevada y va a continuar creciendo.

El documento proporciona una serie de recomendaciones para que los países implementen buenas prácticas que aseguren una atención continuada a las personas mayores que presentan deterioro en su capacidad funcional y está dirigido especialmente a los responsables de las políticas sanitarias y de los servicios asistenciales a personas mayores.

Una adecuada aproximación a la atención de calidad a la población mayor requiere un enfoque centrado en la persona, en el que se tengan en cuenta los valores y preferencias de los pacientes, la optimización de la capacidad funcional a lo largo del tiempo, proporcionando apoyos que compensen la pérdida de capacidad intrínseca de autocuidado de las personas mayores (y retrasando así su ingreso en centros asistenciales), así como la atención desde un enforque comunitario, que incluya la integración y coordinación de los servicios de atención sociales y sanitarios y la adopción de un enfoque basado en el empoderamiento de las personas mayores y el cuidado del cuidador informal y formal. Esta aproximación requiere, por tanto, el abandono de las creencias, actitudes y conductas discriminatorias hacia las personas mayores.

Se puede descargar el informe en el siguiente enlace:

Framework for countries to achieve an integrated continuum of long-term care

Artículos Relacionados
Apostar por la atención temprana del deterioro funcional y el envejecimiento saludable, claves de la OMS
Claves para mejorar la atención sanitaria de las personas mayores, evitando la discriminación
Mujeres mayores y el desafío de hacer frente a la discriminación por edad y género
Cómo evitar la discriminación hacia las personas mayores en las herramientas de inteligencia artificial, informe de la OMS
Guía práctica para la salud física y mental de las personas mayores
Es fundamental apoyar a las personas con demencia y sus cuidadores frente al COVID-19