“Los cuidadores se aventuran, por imposición de su realidad, en una tarea con una gran dosis de empeño y voluntad, pero a lo largo del camino se ven expuestos a un buen número de emociones y sentimientos. Algunos de ellos son positivos, como los sentimientos de satisfacción por contribuir al bienestar de un ser querido. Pero también, frecuentemente, las hay negativos, como la sensación de impotencia, sentimientos de culpabilidad, de soledad, de preocupación o de tristeza”. Así lo recoge la guía para familiares de enfermos de Alzheimer: “Querer cuidar, saber hacerlo”.

En la publicación se proporciona información y estrategias para llevar a cabo la tarea de cuidar a una persona con Alzheimer, con la finalidad de prevenir y mitigar el impacto del estrés entre los cuidadores.

 

La guía aborda el conjunto de cuidados que requiere la atención a una persona con Alzheimer, tales como la higiene personal, la nutrición, el entorno, la autonomía, la incontinencia urinaria, el estreñimiento, los cambios de comportamiento y la comunicación. Asimismo, incluye una sección sobre autocuidados del cuidador en la que se explican las consecuencias que conlleva la tarea de prestar cuidados para la salud física y mental del cuidador, cómo detectar la sobrecarga, qué estrategias poner en marcha para reducir el impacto del estrés y cómo manejar las situaciones difíciles. Finalmente se incluyen una serie recursos y otra información de interés, vinculada a los aspectos legales que es necesario considerar en personas con dependencia.

La guía puedeconsultarse en el siguiente enlace:

Guía para familiares de enfermos de Alzheimer: “Querer cuidar, saber hacerlo”

Artículos Relacionados
Cómo fomentar la participación de las personas con demencia
Guía para concienciar a los profesionales sanitarios sobre la atención intercultural de la demencia
Aspectos básicos a tener en cuenta previos a la institucionalización de una persona con demencia
El 75% de los casos de demencia en el mundo no se diagnostican, Informe Mundial sobre Alzheimer 2021