Como cada año, ayer, día 12 de abril, se celebró el Día de la Atención Primaria, una cita anual en la que se pretende concienciar sobre la trascendencia de un Sistema Sanitario fuerte, equitativo y sostenible, basado en la apuesta por una Atención Primaria efectiva y de calidad.

Tal y como se plantea en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, este primer nivel asistencial de la salud constituye la piedra angular del fortalecimiento de los sistemas sanitarios y una pieza clave para logar una cobertura sanitaria universal.

Sin embargo, los expertos advierten de que la AP soporta más del 50% de la carga asistencial que suponen los trastornos mentales para el sistema sanitario, siendo los más prevalentes en estas consultas los trastornos de ansiedad, las depresiones y las somatizaciones. Asimismo, se prevé que estas cifras, ya preocupantes antes de la irrupción de la pandemia de la COVID-19, podrían elevarse aún más en un futuro próximo, dado el incremento de casos de personas con problemas de salud mental que se ha registrado en los últimos meses.

Foto: Gustavo Fring Fuente: pexels Fecha descarga: 01/04/2022

Según ha alertado la OCU recientemente, las largas listas de espera para recibir atención especializada y la falta de psicólogos clínicos en la sanidad pública, conllevan que las personas que tienen un problema de esta índole sean, en muchos casos atendidas en los servicios de Atención Primaria por médicos de familia, siendo tratadas esencialmente con fármacos, con una baja tasa de remisión y frecuentes recaídas, en lugar de recibir terapia que, en muchas ocasiones, sería lo más recomendable.

A este respecto, expertos en salud mental junto con importantes órganos, asociaciones y entidades -entre ellos, el Defensor del Pueblo o la OCU- han subrayado la trascendencia de invertir en servicios psicológicos en los centros de Atención Primaria de la Salud, incorporando psicólogos clínicos en los mismos, una medida que ha venido defendiendo en los últimos años el Consejo General de la Psicología, y que, tal y como viene manifestando la Organización Colegial, redundaría en un ahorro en términos de costes económicos y sociales, y facilitaría, entre otros aspectos, la identificación precoz y la intervención temprana de los trastornos mentales, la reducción de los tiempos de espera para recibir tratamiento adecuado, evitando, a su vez, complicaciones en la sintomatología del paciente y la consiguiente cronificación.

Con motivo de este día, y en línea con lo expuesto, Infocop ha querido recoger las conclusiones de un informe publicado por la División de Psicología Clínica de la Sociedad Británica de Psicología, a través del cual se evidencia lo expuesto en párrafos anteriores, poniendo de relieve los beneficios de implementar la Psicología Clínica dentro del primer nivel asistencial de la salud.
Así, en palabras de sus autores, “la incorporación de psicólogos clínicos en los centros de atención primaria conlleva mejores resultados para los pacientes, una reducción en la demanda de citas con el médico de familia, aumenta el ánimo del personal laboral y es rentable”.

De acuerdo con el informe, si bien la atención primaria está en la primera línea para satisfacer las necesidades de salud física y mental de los y las pacientes, y supone una oportunidad para actuar de manera preventiva y proactiva, hay, no obstante, una serie de factores que están dejando a los profesionales de este primer nivel asistencial de la salud en un punto crítico, con la "peor crisis de agotamiento en más de una década", entre ellos, la creciente presión de la carga de trabajo a la que están sometidos (con jornadas superiores a 11 horas diarias) y el alto volumen de consultas relacionadas con la salud mental. En relación con esto último, los datos revelan que cerca del 40% de los médicos de familia manifiestan no tener tiempo suficiente, ni formación o apoyo para ayudar de forma adecuada a los/as pacientes con problemas de salud mental. De hecho, el manejo de una cifra cada vez mayor de pacientes que consultan por estas problemáticas constituye uno de los factores que más contribuyen a los altos niveles de estrés entre los médicos de atención primaria.

Dado lo expuesto, los autores del documento afirman que “es más importante ahora que nunca” brindar apoyo a la atención primaria para ayudar a manejar su crisis de carga de trabajo y, al mismo tiempo, apoyar a aquellos/as pacientes “cuyas necesidades psicológicas y de salud mental no están siendo satisfechas”. A este respecto, consideran necesario brindar servicios que sean más efectivos, oportunos e integrados, contando, para tal fin, con un psicólogo clínico incorporado en atención primaria que trabaje en colaboración con el personal de atención primaria, concretamente, los médicos de familia, impactando positivamente en su carga de trabajo y su estado de ánimo.

A lo largo de sus páginas, el informe analiza la evidencia actual sobre el valor de la Psicología Clínica en AP, así como las buenas prácticas llevadas a cabo al respecto.

Según indica el documento, los psicólogos clínicos en el ámbito de AP pueden trabajar con una amplia variedad de problemas, tales como, el abordaje de la depresión y el trauma, los síntomas de longcovid, los problemas de alimentación, el dolor crónico, los problemas neurológicos, el rechazo escolar, los problemas físicos a largo plazo, etc., destacando, entre las acciones que pueden desempeñar en el primer nivel asistencial de la salud, las siguientes:

  • Orientar a los médicos de familia para gestionar de manera óptima el componente psicológico en aquellos casos que así lo requieren, mejorando los resultados para los pacientes, el bienestar de los médicos y, por lo tanto, su retención y permanencia laboral.

  • Fomentar el bienestar del personal laboral y el funcionamiento saludable del equipo de Atención Primaria, a través del apoyo al personal para que procese el impacto emocional del trabajo y las intervenciones o el desarrollo organizativo para resolver problemas interpersonales y del sistema.

  • Promover el liderazgo y la comunicación compasiva, lo que conduce a un entorno "psicológicamente más seguro".

  • Ofrecer asesoramiento especializado tanto a los médicos de familia como al personal de atención primaria sobre el tratamiento de pacientes con problemas de salud física y mental más complejos, ayudándoles a su vez a desarrollar sus habilidades psicológicas y su compromiso con los/as pacientes.

  • Llevar a cabo una atención más temprana de los/as pacientes para prevenir el deterioro y promover el bienestar emocional.

  • Brindar intervenciones psicológicas basadas en la evidencia a pacientes cuyas necesidades se encuentran entre la atención primaria y secundaria.

  • En caso de que sea necesario derivar a los pacientes a servicios especializados de salud mental, el psicólogo sirve de enlace, lo que se traduce en una mejor participación del paciente en su tratamiento y minimiza el riesgo de que los pacientes "salten" entre los servicios.

  • Mejorar los resultados de los pacientes al atender a la salud física y la salud mental de una manera más integrada y holística, vinculando la experiencia pasada, los eventos vitales, las relaciones y la salud, reduciendo consecuentemente, el uso de servicios de atención primaria, secundaria, urgencias, etc., lo que implicaría un ahorro de costes.

Con respecto a la evidencia económica, los datos aportados por el informe muestran que la incorporación de la Psicología Clínica en Atención Primaria supondría un ahorro medio de 577 libras esterlinas por pacientes (lo que equivale a unos 693,03€).

Teniendo en cuenta las crecientes presiones en la atención primaria, y dada la diferencia positiva que puede marcar la Psicología Clínica en este contexto, el informe ofrece una serie de recomendaciones y propuestas basadas en la evidencia, para incorporar de forma rutinaria psicólogos clínicos dentro atención primaria.

Se puede acceder al informe completo a través del siguiente enlace:

Clinical Psychology in Primary Care (bps.org.uk) 

Artículos Relacionados
La OCU pide psicólogos clínicos en Atención Primaria
La atención de la COVID persistente en Atención Primaria debe ser integral y con perspectiva biopsicosocial-Guía clínica para la atención de la COVID persistente
Una PNL pide potenciar la intervención de psicólogos en el seguimiento del tratamiento con hipnosedantes en Atención Primaria
Intervenciones eficaces en salud mental para niños y adolescentes durante la pandemia de COVID-19: el cuidado de la salud mental importa
Con las teleconsultas aumenta el riesgo de no detectar problemas de salud mental en atención primaria, según un informe
El tratamiento psicológico se puede brindar en atención primaria si se dispone de los recursos adecuados, según la OMS
Expertos en Pediatría y Psiquiatría infantil piden la creación de las especialidades de Psiquiatría y Psicología Clínica infantil en España
Guía de la OMS y UNICEF para la construcción de servicios de Atención Primaria de calidad