En numerosos contextos, pero especialmente en el ámbito deportivo, existe un sesgo de género que impide que las mujeres se desarrollen plenamente, enfrentándolas a situaciones de discriminación que desalientan la participación de las mujeres en el mundo deportivo. Los medios de comunicación juegan un papel esencial en este proceso, pudiendo perpetuar esta visión estereotipada o, por el contrario, luchando activamente contra esta tendencia. Con la finalidad de ofrecer herramientas y recomendaciones para llevar a cabo un periodismo deportivo sensible al género, ONU Mujeres ha editado la guía Perspectiva de género en el periodismo deportivo. Para una información deportiva libre de estereotipos.

Tal y como se explica en la guía, un periodismo sensible al género implica una perspectiva “que no describa a las mujeres deportistas desde su aspecto físico, que no las sexualice o que no las defina en función de sus pares varones”, entre otras medidas.

“El deporte promueve la creación de espacios seguros e inclusivos que contribuyen al desarrollo de la confianza y el liderazgo de las mujeres y niñas. Sin embargo, las mujeres enfrentan grandes obstáculos para participar de forma igualitaria y gozar de estos beneficios. Son discriminadas por estereotipos y mandatos de género que asocian al deporte con “atributos naturalmente masculinos”, como la fuerza y la potencia física”, señala la guía.

La publicación contextualiza el problema del sesgo de género en el ámbito deportivo, analiza las estrategias para hacer frente a la desigualdad y discriminación de las mujeres y proporciona recomendaciones específicas para la redacción de noticias y comunicaciones sobre deporte y mujeres.

Entre dichas recomendaciones, la guía establece la necesidad de la distribución equitativa en la cobertura de la actividad deportiva masculina y femenina y el uso de un lenguaje no sexista, lo que implica desterrar, entre otras, las siguientes malas prácticas habituales que muestran el sexismo en el ámbito deportivo:

  • Nombrar a las mujeres por nombre de pila cuando a los hombres se les reconoce por su apellido.
  • Referirse a las mujeres como “las chicas”, sea cual sea el deporte, su edad o categoría.
  • La identificación de una deportista por su relación familiar o amorosa.
  • La designación mediante sustantivos sexuados en masculino para profesionales deportistas o personal técnico.
  • Hacer hincapié en cualidades estéticas o referirse a las deportistas mujeres como objeto sexual.

Frente al uso de estas malas prácticas, ONU Mujeres insta a los responsables y técnicos de comunicación a adoptar los siguientes buenos hábitos periodísticos:

  • Contextualizar la nota deportiva para que se comprendan las diferencias que pueden afectar a mujeres en sus carreras deportivas.
  • Procurar equidad en la distribución de información entre géneros (en la jerarquización informativa, en la manera de referirse a deportistas, en el enfoque que se le dé a la información).
  • Evitar preguntar sobre la vida personal de las deportistas si no aportan a la trayectoria o al rendimiento deportivo.
  • Evitar hacer referencias a cuestiones estéticas sobre el físico de quienes hacen deporte.
  • Consultar sobre rendimientos y trayectorias deportivas, sobre estrategias, logros y triunfos.
  • Evitar comparar el rendimiento de mujeres con el de varones en términos binarios, es decir, como contrapuestos.
  • Al escribir o comentar sobre el desempeño de una deportista mujer interrogarse si se haría el mismo tratamiento en caso de que se tratara de un deportista varón.
  • Preguntar a las personas el modo y el pronombre con los que prefieren ser nombradas.
  • Hacer mención de su identidad de género, su cuerpo u orientación sexual sólo cuando tenga interés informativo.
  • Evitar caer en los estereotipos que establecen lo “normal” en términos de género.

Tal y como subraya ONU Mujeres, “el discurso periodístico tiene en sus manos el poder de transformar la diferencia en un valor positivo”, siendo la defensa de la diversidad “un imperativo ético, inseparable del respeto por la dignidad de la persona humana”, de forma que solo es posible alcanzar un periodismo profesional y de calidad cuando se respeten los derechos de las mujeres y de todas las identidades de género.

Se puede descargar el manual en el siguiente enlace:

Perspectiva de género en el periodismo deportivo

Artículos Relacionados
Pautas para la práctica deportiva en personas mayores
Las personas con parálisis cerebral y otras discapacidades no siempre tienen la oportunidad de practicar deporte adaptado a sus necesidades, según advierte un estudio
La importancia del deporte en el desarrollo de la infancia, según UNICEF
Nueva guía para el tratamiento informativo de la Violencia de Género
El tratamiento informativo de la trata de niñas y niños con fines de explotación sexual
Guía para abordar el Trastorno del Espectro del Autismo desde los medios de comunicación