La División de Psicología Educativa e Infantil de la Sociedad Británica de Psicología (BPS-British Psychological Society) ha publicado una nueva guía a través de la cual establece enfoques alternativos a la medicación para niños, niñas y jóvenes con dificultades de atención, actividad e impulsividad.

La guía está dirigida principalmente a psicólogos educativos y se centra en las intervenciones y estrategias basadas en la evidencia que pueden implementar en el contexto escolar.

De acuerdo con el documento, las guías NICE recomiendan que el diagnóstico de TDAH lo realice "un profesional de la salud altamente cualificado, que cuente con formación especializada basada en una evaluación clínica, psicológica y social completa de la persona, incluido un análisis del comportamiento y los síntomas en los diferentes entornos de la vida cotidiana de la persona (por ejemplo, el hogar y la escuela)". Asimismo, se debe realizar una historia de desarrollo completa, informes de observadores y una evaluación del estado mental de la persona. No debe hacerse un diagnóstico basado únicamente en escalas o datos de observación.

Foto: tara winstead Fuente: pexels Fecha descarga: 13/06/2022

La División de Psicología Educativa e Infantil pone de relieve la importancia de llevar a cabo una evaluación multidisciplinaria en estos casos, siendo esencial considerar si sus patrones de comportamiento podrían ser “respuestas adaptativas a contextos difíciles e inseguros”. En este sentido, los psicólogos abogan por un cambio de paradigma que se aleje de los diagnósticos psiquiátricos en un modelo médico, a un enfoque que sea multifactorial, considerando no solo factores biológicos sino también sociales, ambientales y psicológicos.

Según indica el texto, actualmente no existe una comprensión definitiva o consistente de las causas o características definitorias del TDAH, lo que puede generar controversia sobre si las causas son sociales, biológicas o una combinación de ambas. De igual modo, no hay claridad sobre la efectividad universal de las intervenciones, y esto es fundamental dadas las consecuencias negativas en la edad adulta que conlleva el no apoyar adecuadamente las necesidades durante la infancia.

El TDAH suele presentarse junto con dificultades de aprendizaje, sueño y regulación emocional, así como otros problemas del desarrollo neurológico, como el autismo. Se asocia también con la exclusión escolar, con dificultades académicas, calificaciones escolares más bajas, etc., y este perfil de necesidades puede ser disruptivo tanto para las personas como para el entorno del que forman parte, incluida su vida familiar, el aula, la escuela y la comunidad. En ausencia de intervenciones efectivas, estas dificultades pueden persistir hasta la edad adulta, con mayores riesgos de consecuencias negativas en la vida, incluyendo el abuso de sustancias, problemas de salud mental y encarcelamiento. Las consecuencias estimadas de estas necesidades insatisfechas le cuestan a la sociedad británica unas 100.000 libras esterlinas por persona. Esto pone de manifiesto la necesidad de realizar una intervención temprana para prevenir resultados adversos a largo plazo.

Si bien las guías NICE actuales recomiendan a los profesionales a buscar e incorporar las perspectivas y los sentimientos los y las menores y sus padres o cuidadores en el manejo de las dificultades, la investigación evidencia que la medicación estimulante es la opción menos valorada por los padres y cuidadores, pero la más utilizada. A juicio de los autores de la guía, esto sugiere que los padres podrían haber tomado la decisión de aceptar la medicación sin conocer otras opciones de tratamiento disponibles o bien que los deseos de los padres y cuidadores no se hubieran tenido en cuenta en la toma de decisiones sobre el manejo de las dificultades. También podría deberse a que las pautas NICE no se están siguiendo como debería en muchos casos, posiblemente debido al predominio del modelo médico, la falta de consideración de alternativas o porque las alternativas no están disponibles o no han sido efectivas”.

Las pautas NICE actuales sugieren los niños y las niñas con TDAH puede beneficiarse de un apoyo que aborde las siguientes áreas: habilidades sociales con los compañeros, resolución de problemas, autocontrol, habilidades de escucha activa y expresión de los sentimientos. Apoyar el desarrollo de habilidades es una estrategia a más largo plazo que aborda una de las preocupaciones relacionadas con la medicación: que los “beneficios” de la medicación se detienen tan pronto como la persona deja de tomarla. Para ayudar a desarrollar habilidades en estas áreas, la guía recomienda la terapia cognitivo-conductual.

Pese a que el NICE establece que la medicación solo debe ofrecerse si las dificultades del niño, la niña o joven están causando un deterioro significativo persistente en al menos un área, después de que se hayan implementado y revisado las modificaciones ambientales, algunos psicólogos educativos advierten de que, con frecuencia, se ofrece medicación como primera línea de tratamiento para las dificultades de atención, actividad e impulsividad, una afirmación avalada por el crecimiento paulatino registrado en la tasa de prescripciones de psicofármacos para el TDAH.

Añadido a la evidencia que sugiere que la efectividad a largo plazo de los medicamentos en los resultados educativos, vocacionales y sociales clave sigue siendo incierta, algunos expertos han manifestado preocupación por los efectos secundarios de estos medicamentos, como el insomnio, la supresión del apetito, las náuseas y el retraso en el crecimiento, y recuerdan que implementar el apoyo adecuado en los entornos escolares, puede marcar una diferencia positiva para los niños y niñas con dificultades de atención, actividad e impulsividad.

Dado lo expuesto, la guía subraya la trascendencia de detectar de forma temprana estas dificultades y de apoyarlas de forma sistemática a través de un proceso de evaluación, planificación, ejecución y revisión, siendo clave el desarrollo de un plan personalizado para cada alumno/a, siguiendo una evaluación holística de sus fortalezas y necesidades, historial de desarrollo y factores ambientales. Los docentes, las familias y el propio psicólogo educativo deben participar en el desarrollo y seguimiento del plan, haciendo los ajustes necesarios en función de la evidencia. En palabras de sus autores los psicólogos educativos están en una posición única para considerar el apoyo a los y las menores que presentan estas dificultades ayudando con la evaluación, planificación e implementación de intervenciones apropiadas, revisando y ajustando el apoyo a la luz del éxito de las intervenciones.

Asimismo, teniendo en cuenta el incremento continuo en el porcentaje de niños/as y adolescentes a los que se les prescribe medicación para tratar el TDAH, la guía considera fundamental que los padres, las familias y los centros educativos cuenten con herramientas para comprender y apoyar a estos niños y niñas.

El documento recoge a lo largo de sus páginas recomendaciones para modificar el ambiente del aula y el entorno de aprendizaje del niño, involucrando activamente al alumnado durante su aprendizaje, creando horarios predecibles en la escuela y en casa, utilizando herramientas y preguntas para ayudar a desarrollar las habilidades metacognitivas y administrando tiempos no estructurados, como los tiempos de descanso. También ofrece orientación sobre cómo mejorar el clima social y emocional mediante el desarrollo de relaciones positivas entre maestros y alumnos, así como pautas para ayudar a las familias.

Tal y como señalan sus autores, "cuando se implementa el apoyo adecuado en los entornos escolares, puede marcar una diferencia positiva para las personas con dificultades de atención, actividad e impulsividad; por ello, esperamos que esta guía sea práctica y útil y ayude a lograr mejores resultados para los niños y jóvenes".

Se puede acceder a la guía desde la página Web de la BPS o bien directamente aquí:

Non-pharmacological interventions to support children who have difficulties with attention, activity and impulsivity

Artículos Relacionados
Guía de apoyo al estudio en TDAH
Guía para el uso responsable de las nuevas tecnologías para menores con TDAH
La OMS rechaza de nuevo incluir el metilfenidato para el TDAH en su lista de medicamentos esenciales
El TDAH está sobrediagnosticado en niños/as y adolescentes, según un estudio
El BOCM crea un equipo de orientación educativa específico para trastornos del lenguaje y TDAH
El ejercicio agudo resulta un interesante tratamiento coadyuvante en jóvenes con TDAH
¿Se asocia la medicación estimulante para el TDAH con el riesgo de psicosis?, un estudio analiza la posible relación