Un nuevo estudio publicado en diciembre de 2011 por la revista Journal of Family Psychology de la American Psychological Association (APA), encuentra que las madres trabajadoras tienden a estar más sanas y más felices que las mamás que se quedan en casa durante la infancia de sus hijos. En concreto, tienen menos síntomas de depresión y mejor salud en general.

Los investigadores analizaron los datos del Estudio de Cuidado Infantil Temprano y Desarrollo de la Juventud (Study of Early Child Care and Youth Developmen) del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (National Institute for Child Health and Human Development), recopilados desde 1991 con entrevistas a 1.364 madres poco después del nacimiento de su hijo, y que además incluye entrevistas y observaciones posteriores durante más de 10 años.

La participantes del estudio procedían de 10 localidades de los EE.UU., de los cuales el 24% pertenecian a minorías étnicas, el 1% no tenía diploma de secundaria, y 14% de los padres eran solteros.

Los resultados revelan que en todos los casos en los que se encontraron diferencias significativas en el bienestar de la madre, por conflictos entre trabajo y familia o con los hijos, los datos indican que es mejor el trabajo a tiempo parcial o no trabajar, frente al tiempo completo. Sin embargo, en muchos casos, el bienestar de las madres que trabajaban a tiempo parcial no se diferenció de las que trabajaban a tiempo completo.

Por otro lado, las madres con trabajos a tiempo parcial refieren mejor estado de salud en general y menos síntomas de depresión que las madres no trabajadoras; mientras que no hubo diferencias ni en la salud, ni en los síntomas depresivos, entre las madres con trabajos a tiempo parcial y las que trabajaban la jornada completa.

Los análisis encontraron que las madres que trabajan a tiempo parcial están tan involucradas en el colegio de sus hijos como las que no trabajan, y más involucradas que las que lo hacen a tiempo completo. Además, las madres que trabajan a tiempo parcial proporcionan más oportunidades de aprendizaje a sus hijos que las que se quedan en casa y las que trabajan a tiempo completo.

En cuanto a las limitaciones del estudio los autores destacan el hecho de que las familias tenían un sólo hijo, y que tienen en cuenta exclusivamente el número de horas de trabajo. Se recomienda que las futuras investigaciones incluyan otros factores relacionados con el empleo como la flexibilidad de horario o los turnos.

La referencia del artículo completo es:

Buehler, C.& O’Brien, M. (2011). Mothers’ Part-Time Employment: Associations With Mother and Family Well-Being. Journal of Family Psychology, Vol. 25 (6), 895-906.

Artículos Relacionados
RESULTADOS DEL ESTUDIO “CHICCO” SOBRE LA INFANCIA Y LA MATERNIDAD 2010
LAS FUTURAS MADRES QUE SE SOMETEN A HIPNOSIS CLÍNICA EXPERIMENTAN PARTOS MÁS CORTOS Y MENOS DOLOROSOS
ESTUDIO DE LAS PRÁCTICAS DE DISCIPLINA PARENTAL DESDE UNA PERSPECTIVA DE GÉNERO
¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES Y MADRES PARA QUE SUS HIJOS INTERIORICEN LOS VALORES MORALES DE LA FAMILIA?
LOS RECIÉN NACIDOS Y LAS MADRES PREMATURAS - JORNADAS