La Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas en sesión celebrada el pasado mes de marzo, debatió y aprobó una Proposición No de Ley presentada a la mesa del Congreso por el Grupo Parlamentario Socialista, relativa a la Ciberadicción.

El PSOE inició el debate presentando su propuesta que, a su juicio, es “de vital importancia para la salud en general y, en concreto, para la salud mental de muchas personas que están afectadas por adicciones vinculadas a las nuevas tecnologías”.

A este respecto, expresó su preocupación ante el incremento de las adicciones relacionadas con el uso de tecnologías de la información o redes sociales entre los más jóvenes (“un porcentaje cercano al 90% de los adolescentes tienen un móvil a su alcance”) y subrayó la necesidad de llevar a cabo acciones inmediatas ante la evidente adicción que estos instrumentos están generando y, especialmente, ante determinados riesgos que se han venido observando, relacionados con conductas de acoso y abuso, amparadas bajo el anonimato que ofrece estos medios.

Para este Grupo Parlamentario, las consecuencias de las Ciberadicciones son graves, tanto por su repercusión clínica en los servicios sanitarios y que requieren de intervención profesional (“existe un elevado nivel de ansiedad, trastornos del comportamiento, empiezan a manifestarse síntomas depresivos, trastornos del sueño, trastornos disociativos…”), como por la emersión de prácticas mucho más graves: las autolesiones en la red, conductas suicidas, prácticas que fomentan la anorexia o la bulimia, el ciberacoso, etc.

Ante este panorama, el PSOE presentó su Proposición no de Ley, por la cual solicitaba la realización de un diagnóstico de la situación sobre la incidencia de la ciberadicción y los factores determinantes, así como el desarrollo de un plan específico de actuación frente al problema de la ciberadicción, contemplando estrategias de prevención y asistencia y dotándolo de indicadores específicos de evaluación y de los recursos presupuestarios necesarios.

A esta propuesta se le presentaron dos enmiendas por parte del Grupo Parlamentario Podemos, que destacó la importancia de tener en cuenta el problema de la ludopatía, una “adicción sin sustancia reconocida por la clasificación internacional de enfermedades”, cuya incidencia se ha acentuado (“los casos de adictos al juego online ya son la segunda causa de tratamiento por adicción al juego en España, desde que se reguló en 2012”, con un descenso en la media de edad -de 28 a 18 años- de los jugadores que apuestan), y que se potencia con la desmedida publicidad que se hace en torno al juego online, apuntalada por un entorno donde Internet, los móviles y las nuevas tecnologías están normalizadas, especialmente entre los adolescentes.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Popular expresó su aquiescencia con la iniciativa del PSOE, resaltando la trascendencia de que el uso de Internet por parte de los menores sea supervisado o, cuando menos, “cuente con el conocimiento de sus padres y, además, con una formación adecuada impartida por los educadores y por los profesores”.

En esta línea, el PP presentó una enmienda concreta en el marco de actuación, abordando este problema desde la Estrategia nacional sobre drogas y adicciones, y sus planes de acción en todas las etapas (prevención, asistencia y tratamiento), especificando que este plan debería tener un seguimiento y una evaluación conforme a la distribución de competencias y con lo preceptuado en el Real Decreto 1030/2006, de 15 de septiembre, por el que se establece la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, incluyéndose la prevención en los programas de servicios y atención a la adolescencia, así como su detección, apoyo y tratamiento en los servicios de atención a conductas adictivas.

Tanto Ciudadanos como los Grupos Parlamentario Vasco y Mixto manifestaron su acuerdo con una propuesta de esta índole, destacando principalmente, la importancia de proteger a los menores, y señalaron su intención de votar favorablemente a la misma.

Tras el debate, la Proposición No de Ley quedó finalmente aprobada por unanimidad con las enmiendas del PP y Podemos, tal y como sigue a continuación:

"La Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas insta al Gobierno a que, en colaboración con las Comunidades Autónomas, las organizaciones profesionales y ONGs, se proceda a:

1. Realizar un diagnóstico de la situación sobre la incidencia de la ciberadicción y los factores determinantes.

2. Desarrollar un plan específico de actuación frente al problema de la ciberadicción y de la ludopatía en el juego online, que contemple estrategias de prevención y asistencia que forme parte de la Estrategia Nacional de Drogas y Adicciones y sus Planes de Acción.

3. Dotar dicho plan con indicadores específicos de evaluación y con los recursos presupuestarios necesarios conformes con la distribución de competencias y lo preceptuado por el Real Decreto 1030/2006 de 15 de septiembre, por el que se establece la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud y el procedimiento para su actualización".

Para acceder al diario de sesiones, pincha el siguiente enlace:

Proposición no de Ley sobre ciberadicción

Artículos Relacionados
La ciberconducta y la Psicología Educativa: retos y riesgos
La necesidad de implementar programas validados para prevenir el acoso escolar – Entrevista a Maite Garaigordobil
Cybereduca 2.0, video-juego para prevenir el bullying en adolescentes
Bullying, cyberbullying y dating violence: datos y recomendaciones para su prevención y abordaje
Cyberbullying: una revisión sistemática de la investigación científica, su prevalencia y evaluación en estudios españoles
Yo a eso no juego, informe sobre bullying y ciberbullying de Save The Children