Como cada año, la empresa de Recursos Humanos Adecco, en colaboración con la escuela de negocios francesa Insead y el Human Capital Leadership Institute, han publicado un informe titulado: The Global Talent Competitiveness Index 2017 (Índice de Competitividad del Talento Global 2017). Este ránking mide cómo los países, y por primera vez, también cómo las ciudades crean, facilitan, captan, desarrollan y retienen talento, con el objetivo de que los políticos puedan desarrollar estrategias para relanzar su competitividad.

En la lista de las ciudades, que incluye 46 localidades de todo el mundo, España es el único país que posiciona 4 urbes entre las 30 primeras: Madrid (puesto número 6), Bilbao (puesto 18), Barcelona (20) y Zaragoza (30). En el “top five” de esta lista se sitúan por orden Copenhague, Zúrich, Helsinki, San Francisco y Gotemburgo.

 

Un aspecto relevante que se deriva de estos datos es que la mayoría de las ciudades que destacan por su creación y mantenimiento del talento, son poblaciones de mediano tamaño, con una media de 400.000 habitantes o menos. Sólo 4 de las 10 primeras de la lista, son ciudades de más de dos millones de habitantes (San Francisco, Madrid, París y Los Ángeles). Esto demuestra que aunque las grandes urbes siguen teniendo ventajas con respecto a empleos y conectividad, las pequeñas, en los últimos años, están desarrollando programas para atraer al talento, que contribuyan al desarrollo local, que impulsan la innovación y la inversión extranjera, y que también tienen otras ventajas, como por ejemplo una mejor calidad de vida.

Con respecto al índice por países, Suiza se posiciona como líder, igual que en 2016, seguido por Singapur, Reino Unido, Estados Unidos y Suecia. De los 118 países incluidos en el estudio, España ocupa el puesto número 35 (mejora una posición con respecto al 2016). Según este ranking, otras naciones más pequeñas y/o menos desarrolladas económicamente que nuestro país, ocupan mejores posiciones: Irlanda, Estonia, Eslovenia, Chipre o Chile.

Si nos centramos en nuestro país, España obtiene una buena puntuación en los factores que se refieren a permitir crecer a los profesionales en su profesión y retenerlos en su empresa; y se sitúa en quinta posición en matriculados en educación superior y el sexto por calidad de sus escuelas de negocios. Sin embargo, no sale bien parada en el indicador concerniente a reclutar a los mejores, debido a las dificultades regulatorias a la hora de contratar y a la fiscalidad. Además necesita mejorar en competencias tecnológicas, puesto que su calificación en el uso de redes sociales por parte de los trabajadores, la innovación personal, la colaboración entre empleados y entre empresas, así como el espíritu emprendedor, no gozan de una buena calificación.

Tal y como muestra el documento, los 10 países que mejores puntuaciones obtuvieron comparten algunas características como sistemas educativos que ofrecen lo que los negocios necesitan, políticas de empleo flexibles, movilidad, espíritu empresarial y una gran relación entre los empresarios y el Gobierno.

Se puede consultar el informe completo en el siguiente enlace:

The Global Talent Competitiveness Index 2017

Artículos Relacionados
Beneficios de implementar Programas para la Salud y el Bienestar en el ámbito laboral
Todavía existen tasas muy altas de desempleo entre las personas con problemas de salud mental
Discutir sobre política en el trabajo puede afectar al rendimiento laboral, según una encuesta
Acoso en el ámbito laboral: causas, consecuencias y estrategias de intervención
La confianza del empleado en su líder, fundamental para que la empresa sea considerada un buen lugar de trabajo
Innovar en las organizaciones ya no es una elección, es una necesidad-Entrevista Ana María Llopis, Congreso Internacional de Psicología del Trabajo y RR.HH.
Informe sobre Estrés en el trabajo de la OIT- Día de la Salud y Seguridad en el Trabajo, 2016