José Luis Gonzalo Marrodán y Rafael Benito Moraga

Editorial: Desclée De Brouwer

222 páginas

Para sanar de los traumas es fundamental una comunicación neuro­afectiva sintonizada y resonante entre paciente y psicoterapeuta, junto con la preservación de la armonía relacional entre ambos, mientras se mantienen estrechamente unidos a lo representado en la caja de arena. En esta obra se ahonda precisamente en esto: así, tras dar un repaso a las preguntas más frecuentes que los profesionales se formulan al utilizarla, se expone un modelo de terapia desde el cual comprender e integrar la técnica de la caja de arena: la traumaterapia sistémica infanto-juvenil postulada por los autores Barudy y Dantagnan.

Se propone una intervención con metodologías de aplicación diferentes en función del bloque de terapia en el que estemos trabajando con el paciente, siguiendo un principio de aplicación neurosecuencial: para favorecer la sintonía y la regulación emocional (bloque I), para empoderar (bloque II) o para trabajar la reintegración resiliente de los contenidos traumáticos (bloque III). El libro, completado con imágenes e historias reales de los pacientes, se redondea con un novedoso y fascinante capítulo sobre neurobiología de la caja de arena, que describe magistralmente lo que ocurre en el cerebro de las personas cuando trabajamos en la traumaterapia.