El uso problemático de Internet: un fenómeno creciente en adolescentes, según el OEDA
26 Ene 2024

Durante el último año, el 30,6% de los estudiantes de 12 y 13 años de 1 º y 2º de las ESO ha consumido alcohol, el 8,3% ha hecho botellón y el 5,8% se ha emborrachado alguna vez; a estas edades, el 6,5% ha fumado tabaco y, de ellos, el 38,3% afirma no haberse planteado nunca dejar de fumar. También en este período de tiempo, una amplia mayoría (91,3%) de estos/as adolescentes ha jugado a videojuegos y el 14,5% podría estar haciendo un uso problemático de Internet. Estas son algunas de las conclusiones del Estudio piloto sobre el uso de alcohol, tabaco y adicciones comportamentales en estudiantes de enseñanzas secundarias de 1º y 2º de la ESO en España, un nuevo informe publicado por el Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones (OEDA) de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

Este estudio piloto ha sido llevado a cabo de forma simultánea a la encuesta ESTUDES (cuyo objetivo es conocer la situación y las tendencias del consumo de drogas y otras adicciones entre los estudiantes de 14 a 18 años que cursan Enseñanzas Secundarias), ampliando así el marco muestral a estos tramos de edad (12 y 13 años).

alcohol tabaco e Internet en adolescentes

Fuente: freepik. Foto: freepik. Fecha: 04/01/23

El análisis, adaptado a la muestra para la que se destina (estudiantes de 1º y 2º de ESO), no recoge todas las cuestiones que se plantean en la encuesta ESTUDES, excluyendo del estudio, de manera general, el consumo de todas las sustancias ilegales y centrándose en las siguientes temáticas: actividades de ocio y tiempo libre, consumo de alcohol y de tabaco, uso de cigarrillos electrónicos, uso de pipas de agua, juego con dinero, videojuegos, uso de Internet, e información sobre drogas legales e ilegales.

A continuación, presentamos las principales conclusiones de este estudio piloto:

El 30,6% del alumnado de 12 y 13 años ha bebido alcohol en el último año y el 21,5% en el último mes
  • El 34,6% de los estudiantes de 12 y 13 años de 1 º y 2º de las ESO reconoce haber consumido alcohol, al menos, una vez en su vida. Por edad, se observa que el porcentaje de estudiantes que, al menos, lo han probado, es mayor entre los de 13 años (41,5%) que entre los de 12 (26,9%). Entre los 14 y los 18 años, esta prevalencia aumenta a más del doble, situándose en el 75,9%.
  • El 30,6% del alumnado de 1º y 2º de ESO ha consumido alcohol en los últimos 12 meses y el 21,5% en el último mes. La edad está relacionada con la prevalencia de consumo en el último mes, situándose en un 16,1% entre los de 12 años, para pasar a 26,2% entre los de 13 años y llegando a ser más de doble entre los estudiantes de 14 a 18 años (56,6%).
  • Atendiendo al sexo, se registra una ligera mayor presencia de consumidores entre los chicos (22,3%) que entre las chicas (20,6%), una tendencia que se invierte en el grupo de 14 a 18 años, “donde el consumo de alcohol para todos los tramos temporales está más extendido entre las chicas”.
El 5,8% de los y las adolescentes de 1º y 2º de ESO se ha emborrachado en los últimos 12 meses
  • La edad de inicio en el consumo de alcohol entre los 12 y los 13 años es algo más precoz entre los chicos (a los 11 años) que entre las chicas (11,4 años de media). De los 14 a los 18 años, la edad media de inicio en su consumo es a los 13,9 años y la de consumo semanal de alcohol se sitúa alrededor de los 15 (con algo más de un año de retraso desde que se prueba por primera vez). De acuerdo con la OEDA, “este retraso respecto a los de 12 y 13 años se debe a la mayor incorporación al consumo de alcohol a medida que aumenta la edad de los estudiantes”.
  • El 7,2% de los alumnos de 12 y 13 años reconoce haberse emborrachado alguna vez en su vida, el 5,8% en el último año y el 1,9% en los últimos 30 días. La prevalencia de intoxicaciones etílicas agudas a estas edades es mayor entre las chicas que entre los chicos, tanto en el tramo temporal de alguna vez en la vida (8,2% vs. 6,2% entre los chicos) como en los últimos 12 meses (6,7% vs. 4,9% entre los chicos). Este mismo fenómeno se detecta también en la encuesta ESTUDES en estudiantes de 14 a 18 años, donde las borracheras también están más extendidas entre las chicas.
  • La prevalencia de intoxicaciones etílicas agudas aumenta a medida que lo hace la edad, con independencia del tramo temporal analizado. Esta tendencia se confirma también en la encuesta ESTUDES.
El 8,3% admite haber hecho un botellón en el último año y el 3,1% en los últimos 30 días
  • Los lugares habituales donde han adquirido bebidas alcohólicas en el último mes los estudiantes de 12 y 13 años son las tiendas de barrio, chinos, quioscos, bodegas (41,6%), seguidas de las casas de otras personas (40,8%). En el caso de los chicos, destaca la casa donde viven como el lugar más habitual de obtención, superando las tiendas de barrio y las casas de otras personas. El 45,4% lo ha adquirido a través de otras personas de 18 años o mayores.
  • También en el último mes, los lugares más habituales para realizar el consumo de bebidas alcohólicas son las calles, plazas, parques, playas o espacios públicos abiertos (39,3%) -esta opción, más utilizada por las chicas-, seguido de las casas de otras personas (35,1%) y la casa donde vive el alumno o la alumna (31,5%) -esta última, la más utilizada por los chicos-.
  • Se observa una gran diferencia con respecto a los alumnos y alumnas de 14 a 18 años. A estas edades, se adquiere el alcohol en bares o pubs y supermercados, superando a las tiendas de barrio, chinos, quioscos o bodegas.
  • El 8,3% de los y las adolescentes de 12 y 13 años admite haber hecho botellón en los últimos 12 meses, y el 3,1% en el último mes, con mayor prevalencia entre las chicas que entre los chicos.
Se observa una asociación entre la prevalencia de consumo de alcohol en los adolescentes y la frecuencia de consumo en sus padres
  • El informe pone de relieve la relación directa existente entre la frecuencia de consumo de alcohol de los padres y la prevalencia de su consumo entre los/as alumnos/as de 12 y 13 años. En este sentido, indica que el 49,7% de los y las jóvenes “cuyo padre abusa del alcohol todos o casi todos los días ha probado el alcohol, elevándose esta proporción hasta el 62,2% en los casos en los que es la madre la que presenta un problema de abuso para esta sustancia”. De igual modo, destaca que un 40,8% del alumnado que reconoce que su padre consume alcohol a diario, admite haber tomado alguna bebida alcohólica en el último año, “proporción que duplica la que se registran los alumnos cuyos padres no han bebido ningún día”.
  • Un 37,7% de los y las estudiantes de 1º y 2º de la ESO ha consumido bebidas energéticas (Red Bull, Burn, Monster, Coca-Cola Energy, etc.) en el último mes. El consumo de este tipo de bebidas aumenta con la edad, obteniendo su máxima prevalencia a los 18 años, con consumos próximos al 50%. Por su parte, el 10,2% afirma haberlas consumido mezcladas con alcohol en los últimos 30 días, una prevalencia que aumenta al 19,5% entre el alumnado de 14 a 18 años, lo que confirma la tendencia de consumo a medida que aumenta la edad. El consumo de bebidas energéticas (solas o mezcladas) es superior entre hombres que entre mujeres, para los dos tramos de edad.
El 6,5% del alumnado de 12 y 13 años ha fumado tabaco en el último año y el 4,1% en el último mes

Tabaco

  • El 8,5% de y las adolescentes de 12 a 13 años reconoce haber fumado tabaco alguna vez en su vida, el 6,5% en el último año y el 4,1% durante el último mes. Con independencia del tramo temporal analizado, el consumo de tabaco está algo más extendido entre las chicas que entre los chicos de 12 y 13 años, acentuándose aún más estas diferencias entre los 14 a 18 años.
  • La prevalencia de consumo aumenta a medida que lo hace la edad de los/as estudiantes, principalmente, en el grupo de edad de 14 a 18, llegando a cuadruplicar la registrada entre los 12 y 13 años en el caso del consumo ‘alguna vez en la vida’ y ‘en el último año’, y a quintuplicarse si se compara el consumo del último mes (de 4,1% a 21,0%).
  • La edad media de inicio al tabaco es muy similar entre los chicos y chicas de 12 y 13 años: 11,8 en el caso de las alumnas y 11,9 en el de los alumnos; sin embargo, ellos comienzan a consumir diariamente antes que ellas y realizan un consumo más intensivo, registrando, de media, un mayor número de cigarrillos fumados al día (6,3 frente a los 4,8 de las estudiantes). El número de cigarrillos diarios aumenta entre los 14 y los 18 años, fumando los chicos 1,5 cigarrillos de media al día más que las chicas.
  • En lo referente al tipo de tabaco fumado en el último mes, la opción más habitual entre el 46,1% del alumnado de 12 a 13 años son los cigarros de cajetilla (más extendida entre las chicas), un 38,5% fuma tanto de cajetilla como de liar (opción más frecuente entre los chicos), y un grupo reducido (15,4%) únicamente consume cigarrillos de liar.
El 21,0% de los y las adolescentes de primer ciclo de secundaria ha consumido cigarrillos electrónicos en el último año
  • El 38,3% de los/as estudiantes de primer ciclo de ESO que ha fumado tabaco en los últimos 12 meses y el 40,6% que ha consumido tabaco en el último mes, señalan que no se han planteado nunca dejar de fumar. En el lado opuesto, un 41,8% del alumnado que ha fumado durante el último año y el 37,8% que lo ha hecho en los últimos 30 días, sí han intentado dejar de fumar.
  • Uno de cada cuatro estudiantes (25,2%) de 1º y 2º de la ESO admite haber consumido alguna vez en su vida cigarrillos electrónicos, el 21,0% reconoce haber vapeado en el último año y un 11,2% lo ha hecho durante el último mes. La prevalencia de consumo de los cigarrillos electrónicos es algo superior entre las chicas que entre los chicos.
  • La edad se presenta nuevamente “como factor clave a la hora de analizar las prevalencias, en este caso, de consumo de cigarrillos electrónicos dentro de los alumnos más jóvenes dentro de la educación secundaria”.
  • El 9,5% del alumnado de 12 y 13 años ha utilizado alguna vez en su vida pipas de agua (a saber, cachimbas, sishas, hookah, narguille…) y el 7,0% lo ha hecho en el último año.
El 91,3% ha jugado ha videojuegos y el 9,3% juega con dinero online
  • Una amplia mayoría (91,3%) de los y las adolescentes de 12 y 13 años ha jugado a videojuegos el último año (98,3% de los chicos y el 84,0% de las chicas). Por edad, se observa una relación negativa entre videojuegos y edad, con una frecuencia de uso mayor entre los 12 y 13 años en comparación con alumnos mayores y una frecuencia de uso diario tres veces mayor entre los chicos que entre las chicas (32,6% vs 10,3%). El 54,7% del alumnado de 1º y 2º de ESO ha sido espectador de eSports en los últimos 12 meses, con mayor porcentaje entre los chicos frente a las chicas.
  • El 9,3% de los y las estudiantes de estas edades ha jugado con dinero online durante el último año (12,6% chicos y 6,0% chicas). Entre los 14 y los 18 años la prevalencia de juego online aumenta hasta el 10,7%. Mientras que a estas edades se observa en los chicos una relación positiva entre la extensión del juego con dinero online y la edad, en el caso de las chicas, se da la situación opuesta: “a medida que aumenta la edad, su interés en los juegos con dinero online se va deteriorando”.
  • En ambos grupos de edad (12-13 y 14-18) los videojuegos son los juegos online en los que más dinero se gastan los/as alumnos/as. A los 12 y 13 años los juegos de cartas y los eSports son los juegos en los que también gastan dinero, aunque en mucha menor proporción. Sin embargo, entre los 14 y los 18 años, en menor proporción que en los videojuegos, juegan con dinero en las apuestas deportivas y también en los eSports.
El uso problemático de Internet es un fenómeno creciente, especialmente, en los grupos más jóvenes
  • Con relación al juego con dinero presencial, la prevalencia entre los alumnos de primer ciclo de la ESO se sitúa en el 12,7% (14,6% chicos y 10,8% chicas). El juego con dinero presencial aumenta a medida que lo hace la edad situándose su prevalencia en el 17,7% a los 14-18 años. Respecto al tipo de juego, las loterías son los juegos en los que más dinero se gastan los estudiantes de 12 a 18 años de manera presencial seguidos de las apuestas deportivas y las quinielas.
  • Según manifiesta la OEDA en su informe, el uso problemático de Internet “es un fenómeno creciente de nuestro tiempo que se da, sobre todo, en los grupos más jóvenes”. Sus consecuencias a nivel psicológico y conductual en las personas y, especialmente, en los más jóvenes, “demandan una respuesta eficaz”.
  • Las cifras de este estudio piloto muestran que, en los últimos 12 meses, el 14,5% de los y las estudiantes de 1º y 2º de ESO podrían estar haciendo un uso problemático de Internet. En esta ocasión, al contrario que ocurre con el resto de comportamientos analizados hasta ahora en relación con el mundo online (videojuegos, espectador de eSports, juego con dinero online…), la prevalencia de uso problemático de internet es mayor entre las chicas (18,0%) que entre los chicos (11,0%). En los alumnos de 14 a 18 años se observa que la presencia de estudiantes que presentan un problema de uso problemático de internet aumenta hasta el 20,5%.
Los y las estudiantes de 12 y 13 años son conscientes del riesgo de consumir tabaco y alcohol habitualmente
  • Existe un amplio consenso entre el alumnado de 12 y 13 años con respecto al riesgo que supone el consumo habitual de tabaco (fumar un paquete diario). Entre los de 14 y 18 años se mantiene la firme convicción acerca de los problemas derivados de este hábito de consumo. En lo referente al alcohol, el 71,2% de los y las adolescentes de 12 y 13 años y el 63,4% de los de 14 a 18 consideran que tomar 5 o 6 cañas/copas en fin de semana puede traer muchos o bastantes problemas. Cuando se les pregunta por los riesgos de consumir 1 o 2 cañas/copas diarias, el 58,9% de los alumnos y alumnas de 12 y 13 lo identifican como una conducta problemática, siendo esta percepción de riesgo mayor entre los 14 y los 18 años.
  • Para los autores de este estudio, estos datos evidencian “la necesidad de seguir concienciando a los más jóvenes acerca de las consecuencias de consumir cualquier tipo de cantidad de alcohol y poder contar así con un elemento de freno a la hora de que los estudiantes se planteen iniciarse en el consumo de la misma”.

Percepción de disponibilidad

  • Más de la mitad de los estudiantes de 12 y 13 años (52,2%) consideran que les sería fácil o muy fácil adquirir alcohol y un 41,8% tiene esta percepción de disponibilidad en relación con la obtención de tabaco. Dada la relación directa entre la extensión de consumo para estas sustancias y la edad de los estudiantes de secundaria, entre los de 14 y 18 años la percepción de disponibilidad para estas drogas se incrementa exponencialmente: 92,9% para el alcohol y 89,1% para el tabaco.

Vías de información

  • El 39,3% de los estudiantes de 12 y 13 años afirman estar ‘perfectamente informados/as’ sobre el consumo de drogas y sus problemas asociados. El porcentaje de quienes consideran estar bien informados sobre el tema se reduce en 9,7 puntos porcentuales a los 14-18 años.
  • El 77,8% de los y las adolescentes de 12 a 13 años admite haber recibido información o hablado sobre el tema en su centro educativo y el 65,6% indica que la ha recibido de su entorno familiar.
  • El tipo de formación recibida en el ámbito educativo en el primer ciclo de Educación Secundaria es la relacionada con el mal uso de las nuevas tecnologías y los problemas asociados (71,7%), seguida de los efectos y problemas asociados al consumo de drogas legales (59,0%). Tan solo el 47,1% de los estudiantes manifiestan que se les han informado de los efectos y los problemas asociados al juego online y a las apuestas.
Actividades de ocio y tiempo libre, salidas nocturnas y consumo de sustancias
  • En los últimos 12 meses, el 78,8% del alumnado de 1º y 2º de ESO ha practicado algún deporte a la semana, siendo algo más frecuente en el grupo masculino (86,2% vs. 71,1% entre las chicas), el 27,4% mantiene un hábito de lectura semanal, un hábito mayor entre las chicas (34,8% vs. 20,1% chicos).
  • Sólo el 6,5% del alumnado a estas edades sale semanalmente por las noches (discotecas, bares, fiestas, cafés…), “siendo lo más habitual que no hayan salido nunca de noche tanto entre los chicos (68,8%) como entre las chicas (67,7%)”. El 55,1% sale con los amigos por las tardes de compras, a pasear, o al parque a pasar el rato, y 4 de cada 10 tiene otra afición (tocar un instrumento, cantar, pintar, escribir…) al que le dedican tiempo de manera semanal. Esta alternativa de ocio es más popular entre las chicas (44,4%) que entre los chicos (34,5%) de 12 y 13 años.
  • Se observa que el hecho de salir por la noche entre los 12 y los 13 años marca mayores diferencias en las prevalencias de consumo de alcohol y tabaco: entre quienes han salido por las noches en el último año, el 50,9% revela haber consumido alcohol y el 13,8% haber fumado tabaco, en comparación con el 20,8% y el 2,8%, respectivamente, que no han salido.

Se puede acceder al informe completo desde la página web de la DPGNSD o bien directamente aquí:

Fuente: OEDA (2023). Estudio piloto ESTUDES 2023 12 Y 13 años. Encuesta piloto sobre uso de drogas y adicciones en estudiantes de enseñanzas secundarias de 12 y 13 años de1º y 2º ESO en España. Madrid: Ministerio de Sanidad. Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones. Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, 41 p.

Noticias Relacionadas

Noticias

Down España publica un cómic para abordar el acoso escolar

La Federación Española de Síndrome de Down (Down España), en colaboración con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha publicado el cómic “El mejor hermano contra el Bullying”, un documento enmarcado en su proyecto “Inclusión Educativa”, a través del cual se explica qué es el síndrome de Down y se aborda el tema del acoso escolar, así como la importancia de detectarlo y hacerle frente (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

Down España publica un cómic para abordar el acoso escolar

La Federación Española de Síndrome de Down (Down España), en colaboración con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha publicado el cómic “El mejor hermano contra el Bullying”, un documento enmarcado en su proyecto “Inclusión Educativa”, a través del cual se explica qué es el síndrome de Down y se aborda el tema del acoso escolar, así como la importancia de detectarlo y hacerle frente (…)

leer más