Drogas psicoactivas: desafíos para la intervención
27 Jun 2023

Las nuevas drogas psicoactivas plantean enormes desafíos a los sistemas sanitarios y sociales. Una respuesta eficaz a su consumo requiere sistemas de alerta temprana para monitorear nuevas sustancias en el mercado. Asimismo, resulta necesaria la formación continua de los profesionales sanitarios y sociales sobre estas sustancias e intervenciones adaptadas a estas variedades de drogas. Así lo establece la guía New psychoactive substances: health and social responses, de la EMCDDA.

La guía, en formato electrónico, explora los aspectos clave en este tema. Además, proporciona una revisión de la literatura científica sobre las respuestas sanitarias y sociales, el panorama europeo y las implicaciones para la práctica y para la elaboración de políticas.

El término «nuevas sustancias psicoactivas» engloba una variedad de productos químicos o compuestos que poseen propiedades psicoactivas y cuyo consumo no está regulado. Estas drogas pueden representar riesgos sociales y para la salud similares a los asociados con las drogas controladas más conocidas. De hecho, a menudo pertenecen a las mismas categorías químicas generales (opioides, benzodiazepinas, estimulantes, etc.). Sin embargo, su composición química es diferente, lo que implica que los riesgos para la salud pueden ser distintos o incluso desconocidos.

drogas psicoactivas
Fuente: Pexels. Autor: MART PRODUCTION. Fecha: 26/05/2023

Las nuevas sustancias psicoactivas pueden ser adquiridas a través de minoristas en línea, redes sociales o, en ocasiones, proveedores callejeros. Estas drogas se comercializan como sustitutos «legales» de drogas ilícitas. También se pueden vender junto con o como otras drogas controladas más conocidas. Este aspecto implica que los consumidores pueden no ser conscientes de lo que están consumiendo.

Según explica la EMCDDA, las nuevas sustancias psicoactivas son utilizadas por diversos grupos, incluyendo personas que consumen drogas de manera recreativa. Debido a su coste relativamente bajo y alta potencia, también son cada vez más utilizadas por grupos marginados. Entre estos grupos se encuentran las personas sin hogar o con problemas de consumo de drogas. Además, debido a que estas sustancias son difíciles de detectar en pruebas de orina convencionales, se están haciendo más populares entre los consumidores de drogas. El hecho de que su consumo sea más fácil de ocultar también está planteando problemas en contextos penitenciarios.

La EMCDDA advierte que la gran cantidad de sustancias que pueden considerarse nuevas sustancias psicoactivas, su diversidad química y la rapidez con la que aparecen, dificultan el monitoreo del problema y el desarrollo de respuestas efectivas y oportunas.

Se han propuesto diversas intervenciones posibles:

  • Implementación de sistemas de alerta temprana y evaluación de riesgos basados en datos de laboratorios forenses y de toxicología para identificar químicamente nuevas sustancias psicoactivas.
  • Enfoques regulatorios y de seguridad del consumidor para limitar la disponibilidad y restringir la venta abierta de nuevas sustancias psicoactivas.
  • Comunicación de riesgos a autoridades sanitarias, profesionales y usuarios de drogas relacionadas con nuevas sustancias nocivas.
  • Inclusión de información sobre nuevas sustancias en programas de prevención y reducción de daños. Esto incluye mensajes educativos y de reducción de daños dirigidos a consumidores de drogas o aquellos en riesgo de consumir nuevas sustancias.
  • Capacitación y sensibilización para profesionales de servicios de prevención, tratamiento y reducción de daños. En este sentido, es esencial mejorar su capacidad de identificar y responder al consumo de nuevas sustancias.
  • Elaboración de pautas clínicas para el manejo de la toxicidad aguda causada por nuevas sustancias psicoactivas.
  • Servicios de control de drogas que pueden respaldar los sistemas de alerta temprana y proporcionar información, asesoramiento e intervenciones breves.
  • Enfoques multidisciplinarios. La colaboración entre diferentes servicios puede ser necesaria para llegar a grupos vulnerables que de otra manera no tendrían acceso a servicios convencionales.

Respecto a los puntos clave que se deben considerar en la intervención frente a las nuevas sustancias psicoactivas y los problemas asociados con su consumo, la guía plantea los siguientes:

  • El consumo de nuevas sustancias psicoactivas ha aumentado en Europa, y ahora se extiende más allá de los grupos iniciales de usuarios hacia comunidades marginadas y excluidas.
  • Se han observado preocupaciones específicas sobre el uso de nuevas sustancias psicoactivas en el contexto de la práctica del «chemsex» (uso de drogas para mejorar la experiencia sexual) y el riesgo asociado de infecciones de transmisión sexual.
  • Las nuevas sustancias psicoactivas están relacionadas con una variedad de daños, como intoxicaciones, enfermedades infecciosas y brotes que pueden desafiar los sistemas de atención médica.
  • Los opioides sintéticos y las nuevas benzodiazepinas plantean desafíos particulares para la salud pública debido a su alta potencia y riesgo de intoxicación grave.
  • Los cannabinoides sintéticos pueden ser más potentes y dañinos que el cannabis natural, y se han informado casos de intoxicaciones y muertes relacionadas con su consumo.
  • Las catinonas sintéticas, similares a los estimulantes conocidos, también presentan riesgos para la salud y se han asociado con brotes de infecciones y problemas psicológicos.
  • La identificación y evaluación de nuevas sustancias psicoactivas pueden resultar difíciles debido a su naturaleza novedosa y a la falta de información precisa por parte de los consumidores.
  • La falta de conciencia sobre los riesgos asociados con las nuevas sustancias psicoactivas puede dificultar la adopción de comportamientos de reducción de daños y la búsqueda de ayuda.

La guía de la EMCDDA proporciona una visión general de los desafíos y riesgos relacionados con las nuevas sustancias psicoactivas y destaca la necesidad de abordar estos problemas desde una perspectiva de salud pública y reducción de daños. En esta línea, analiza la selección de respuestas adecuadas para abordar los problemas asociados con las nuevas sustancias psicoactivas, destacando la importancia del monitoreo, la prevención, el tratamiento clínico, la reducción de daños, la comunicación de riesgos y la competencia cultural.

Se puede acceder a la guía en la Web de la EMCDDA.

Noticias Relacionadas

Noticias

Intervenciones psicológicas y sociales eficaces en el tratamiento de consumo de drogas, según la UNODC y la OMS

Los distintos trastornos por consumo de drogas requieren un abanico de intervenciones y, entre las intervenciones psicológicas que han demostrado su eficacia, destaca la terapia cognitivo-conductual, junto a otras como la psicoeducación, la entrevista motivacional, el enfoque de refuerzo comunitario, la terapia de aceptación y compromiso o la terapia cognitiva basada en la atención plena en el momento presente (…)

leer más

El contexto educativo: clave para la prevención de la conducta suicida

La mayoría de los y las adolescentes pasan una cantidad importante de tiempo en clase, siendo el centro educativo uno de los principales agentes involucrados en la socialización, la educación y la promoción de un adecuado desarrollo. Asimismo, mantener un ambiente escolar seguro y de apoyo es una parte esencial de la misión general de una escuela. En este sentido, las Directrices de la OMS sobre Servicios de Salud Escolar enfatizan que la escuela es un entorno propicio para el aprendizaje de conocimientos y la adquisición de habilidades socioemocionales (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

Intervenciones psicológicas y sociales eficaces en el tratamiento de consumo de drogas, según la UNODC y la OMS

Los distintos trastornos por consumo de drogas requieren un abanico de intervenciones y, entre las intervenciones psicológicas que han demostrado su eficacia, destaca la terapia cognitivo-conductual, junto a otras como la psicoeducación, la entrevista motivacional, el enfoque de refuerzo comunitario, la terapia de aceptación y compromiso o la terapia cognitiva basada en la atención plena en el momento presente (…)

leer más

El contexto educativo: clave para la prevención de la conducta suicida

La mayoría de los y las adolescentes pasan una cantidad importante de tiempo en clase, siendo el centro educativo uno de los principales agentes involucrados en la socialización, la educación y la promoción de un adecuado desarrollo. Asimismo, mantener un ambiente escolar seguro y de apoyo es una parte esencial de la misión general de una escuela. En este sentido, las Directrices de la OMS sobre Servicios de Salud Escolar enfatizan que la escuela es un entorno propicio para el aprendizaje de conocimientos y la adquisición de habilidades socioemocionales (…)

leer más