La importancia del autocuidado durante la formación PIR
30 Jun 2023

Pedir ayuda, expresar y compartir dificultades con pares, buscar y reclamar espacios de supervisión, cultivar las relaciones personales y profesionales, poner límites ante responsabilidades excesivas, cuidar el estado de salud y reforzar hábitos saludables, considerar realizar psicoterapia personal, llevar a cabo actividades no relacionadas con la Psicología Clínica, etc.

Estos son algunos ejemplos de estrategias para el autocuidado adaptadas a las necesidades de los y las residentes de Formación Sanitaria Especializada PIR, recogidas en un interesante artículo publicado en la revista Papeles del Psicólogo, por Gabriel Ródenas, Gloria Bellido, Joaquín Pastor, Irene de la Vega, Marina Guarch y Javier Prado.

La importancia del autocuidado en los residentes PIR
Fuente: freepik. Autor: pressfoto. Fecha: 26/06/23

El propósito de este artículo es visibilizar la complejidad que implica la formación como psicólogo clínico en España, subrayando los desafíos personales inherentes a los primeros pasos como residente en el Sistema Nacional de Salud y la trascendencia de implementar medidas para brindarles la ayuda que necesiten, así como sobre la importancia de fomentar el autocuidado.

Tal y como afirman sus autores, la residencia en Psicología Clínica es un proceso que puede llevar al límite la capacidad de adaptación de los y las residentes, “especialmente, si no gozan de la supervisión y el soporte institucional adecuados”.

El proceso de formación PIR puede llegar a ser altamente estresante

Si bien hay escasez de datos en torno a las características personales y los procesos implicados en la obtención de una plaza PIR, destacan las conclusiones de una encuesta realizada en 2010, en la cual se ponen de relieve los factores que se asocian con el resultado del examen y la obtención de una plaza de acceso al PIR, destacando, entre ellos, “el esfuerzo” (incluyendo aspectos como “persistencia”, “perseverancia” o “estudio”), junto con la categoría “técnica de estudio o academia”, y señalando una media de entre dos y tres convocatorias para obtener una plaza (Carreras y Morilla, 2010).

Este nivel de exigencia, dificultad y “riesgo para la integridad personal del proceso”, pueden continuar tras acceder a la formación sanitaria especializada PIR, perdurando a lo largo de la residencia y durante toda la carrera profesional “configurando cierto carácter o sentido identitario en los residentes y en los futuros psicólogos clínicos” (Prado-Abril et al., 2017).

A este respecto, el artículo señala lo altamente estresante que puede ser este proceso (que, para muchos y muchas “representa la primera experiencia profesional en el campo de la salud mental”), durante el cual, deben ir asumiendo responsabilidades y obteniendo paulatinamente autonomía, bajo la tutela de supervisores y responsables docentes.

De este modo, a medida que los y las residentes se van asentando en su unidad docente, van tomando conciencia de que “la realidad, con frecuencia no responde a las expectativas creadas” (por ej., la supervisión no siempre se ajusta a sus necesidades, la institución les puede instar a asumir responsabilidades que no les corresponden, sensación de soledad y desamparo durante el proceso, etc.), un hecho que supone el tener que realizar un duelo para reajustar sus expectativas.

La inclusión del autocuidado en la formación sanitaria especializada PIR: un asunto pendiente

De acuerdo con los autores de este artículo, “comprometerse con esta profesión requiere un esfuerzo y energía significativas, lo que predispone a los profesionales a un mayor riesgo de estrés, agotamiento y deterioro profesional”. Se produce aquí una situación paradójica, en la que el o la profesional ayuda a sus pacientes a avanzar hacia el bienestar, pero puede llegar a descuidar sus propias necesidades, derivando en un desgaste profesional e influyendo en la calidad de la atención que se está brindando. A pesar de ello, lamentan, la inclusión de “un capítulo explícito de autocuidado en la formación sanitaria especializada PIR es un asunto pendiente en nuestro país”.

Dado lo anterior, y partiendo de la premisa de que “una mayor práctica de estrategias de autocuidado se ha visto asociada con una mayor satisfacción con la vida profesional y personal”, el artículo brinda, de un modo “didáctico y pragmático”, una serie de pautas para el autocuidado adaptado a la práctica de la Psicología Clínica y la Psicoterapia, estructuradas en cada uno de los diferentes dominios del autocuidado (a saber, autoconciencia, equilibrio, flexibilidad, salud física, apoyo social y valores y significado), definiendo sus implicaciones y las posibles estrategias a aplicar en cada uno de ellos.

El artículo recoge diversas estrategias para el autocuidado adaptado a la práctica de la Psicología Clínica

A lo largo de sus páginas, se pone de manifiesto la necesidad de tomar conciencia de las propias necesidades, de las dificultades que puede implicar el trabajar con personas en situación de vulnerabilidad “o con elevados niveles de perturbación psicopatológica”, de la pertinencia “de la automonitorización del estado general de salud, del equilibrio entre lo personal y lo profesional, de la importancia de trabajar la flexibilidad y la capacidad de adaptación a entornos cambiantes o de la orientación hacia el asociacionismo y el desarrollo de un sentido de comunidad que proteja del aislamiento y de la soledad consustancial con este oficio”.

Asimismo, el artículo destaca el rol clave del tutor o tutora y los/as supervisores/as como figuras de referencia de los y las residentes, siendo esencial su papel a la hora de fomentar “entornos amables, igualitarios y no competitivos, vigilar dinámicas relacionales, promover horarios razonables y garantizar tiempo de descanso”.

Sus autores concluyen insistiendo en la importancia de “educar a los especialistas en formación en cuidarse para cuidar”, cuidando de ellos/as con los máximos estándares de calidad y afecto, lo que se traducirá en una “franca inversión en la resiliencia del sistema y en el cuidado de la salud mental de los españoles”

Se puede acceder al artículo desde la página de Papeles del Psicólogo o bien directamente aquí:

Queridos Residentes, Cuidaos: una Guía Para Sobrevivir a la Psicología Clínica

Noticias Relacionadas

Noticias

La capacidad de atención es cada vez más limitada por el uso de las TRICs

Establecer ciertas franjas de uso puede ser beneficioso para un entrenamiento de las capacidades cognitivas de los más pequeños, así como permitirles que se aburran.

Según Unicef, «las personas jóvenes que utilizan las redes sociales por más de dos horas al día muestran una salud mental más pobre en comparación a las personas que no llegan a este umbral” (Unicef 2021) (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

La capacidad de atención es cada vez más limitada por el uso de las TRICs

Establecer ciertas franjas de uso puede ser beneficioso para un entrenamiento de las capacidades cognitivas de los más pequeños, así como permitirles que se aburran.

Según Unicef, «las personas jóvenes que utilizan las redes sociales por más de dos horas al día muestran una salud mental más pobre en comparación a las personas que no llegan a este umbral” (Unicef 2021) (…)

leer más