Papel de la Psicología en el COVID persistente pediátrico
18 Sep 2023

Los profesionales de la Psicología y de la Neuropsicología tienen un papel “esencial” en el abordaje del COVID persistente pediátrico. Así lo recoge un reciente artículo publicado en la revista Monitor on Psychology de la American Psychological Association (APA). En dicho artículo, se abordan las peculiaridades del COVID persistente pediátrico. En concreto, se analiza su impacto en el rendimiento escolar y las aportaciones de la psicología en el tratamiento y apoyo a estos menores.

El COVID persistente comprende un conjunto de síntomas que pueden ser consecuencia de la infección viral en sí misma o de la inflamación que desencadena dicha infección. Este síndrome se puede identificar a partir de cuatro semanas después de la infección por COVID-19. Se caracteriza por la presencia de síntomas continuos o recurrentes del virus o nuevos problemas que aparecen días o semanas después de la recuperación inicial. Se trata de un cuadro complejo que suele requerir la intervención de múltiples especialidades, tales como neumología, cardiología, fisioterapia y neuropsicología.

Según se explica en el artículo, se estima que alrededor del 1% de los menores que han sufrido COVID-19 desarrollan este síndrome. Estos jóvenes suelen presentar síntomas similares a los de los adultos. Entre dichos síntomas se encuentra fatiga, dificultad para respirar, dificultad para dormir, dolor abdominal, mareos, dolores de cabeza, pérdida de memoria y dificultad para concentrarse. En lo que respecta a la actividad diaria, uno de los problemas más incapacitantes es el agotamiento extremo que se produce después de un esfuerzo físico menor, como subir un tramo de escaleras.

niño enfermo
Fuente: Pexels. Autor: cottonbro studio. Fecha: 18/04/2023

De acuerdo con el texto, a pesar de que el COVID persistente ha sido objeto de mucho interés, apenas existen estudios con población pediátrica. Por ello, es un tema de preocupación actual comprender mejor la enfermedad, cómo afecta a los jóvenes y cómo tratarla de manera efectiva. Se debe tener en cuenta, además, que esta área plantea importantes desafíos. Entre ellos se encuentra la dificultad de la evaluación, puesto que se han identificado más de 200 síntomas diferentes asociados a el COVID persistente.

En ausencia de pautas oficiales, los profesionales de la Psicología están aportando su conocimiento en este campo. Así, están tratando de determinar las mejores prácticas para abordar los síntomas neuropsicológicos, conductuales y emocionales del COVID persistente pediátrico. Según la APA, la investigación sobre el COVID y otros problemas similares, como el daño cerebral o la fatiga crónica, se están incorporando a este campo.

En esta línea, con la finalidad de acelerar la investigación y compartir las buenas prácticas en COVID persistente (tanto en adultos como en niños y niñas), se ha puesto en marcha en EE.UU. una iniciativa pionera, denominada RECOVER (Researching COVID to Enhance Recovery). Se trata de un proyecto de trabajo coordinado con profesionales, investigadores y pacientes. Este proyecto cuenta con un sitio Web en el que se difunden publicaciones, líneas de investigación y otros recursos (ver aquí: https://recovercovid.org/).

En lo que respecta al COVID persistente pediátrico, las líneas de investigación actuales están centradas en estudiar el curso de la enfermedad independientemente de otros factores contextuales. Asimismo, otro área de interés se centra en identificar los efectos a largo plazo en la salud mental, funcionamiento cognitivo y desarrollo de los menores. Según el texto, la iniciativa RECOVER incluye el estudio GRAVID (Evaluaciones de investigación gestacional para COVID-19). Este proyecto está monitoreando a un grupo de niños y niñas expuestos al COVID-19 en el útero. Los primeros resultados obtenidos sugieren que estos bebés pueden enfrentar un mayor riesgo de trastornos del desarrollo neurológico durante su primer año de vida.

De acuerdo con la APA, los profesionales de la Psicología están jugando un papel fundamental en el proceso de recuperación de estos menores. Así, se ha demostrado de utilidad proporcionar psicoeducación, pautas para manejar la ansiedad y la depresión o estrategias para el manejo del dolor. Asimismo, resulta beneficioso proporcionar pautas para una buena higiene del sueño y recomendaciones a las familias para crear una rutina saludable.

La APA también advierte de la importancia de proporcionar apoyos y adaptaciones a estos menores en el contexto escolar.  En lo que respecta al rendimiento académico, los menores con COVID persistente pueden experimentar dificultades con la atención sostenida, la memoria y otras funciones cognitivas. Por este motivo, la APA subraya la importancia de realizar una exploración neuropsicológica de todos los jóvenes afectados.

La evaluación de diferentes dominios como el lenguaje, la atención, la memoria, las habilidades motoras finas y el rendimiento académico, así como su impacto en el funcionamiento diario y en la participación en actividades en el entorno escolar resulta un conocimiento muy valioso para el diseño de programas de intervención específicos para cada menor. Asimismo, independientemente del nivel de afectación cognitiva, se debe validar la experiencia emocional del menor y se recomienda que el regreso a la escuela y la incorporación a otras actividades sea gradual. Por ejemplo, los niños y niñas con COVID persistente pueden incorporarse con un horario modificado, priorizando su asistencia frente al rendimiento escolar en un primer momento. Asimismo, puede resultar beneficioso llevar a cabo adaptaciones curriculares, tal y como se hace con otros niños y niñas con necesidades educativas especiales, sugieren los expertos.

Se puede acceder al artículo de la revista Monitor on Psychology aquí.

Noticias Relacionadas

Noticias

¿Cómo ayudar a los niños en caso de suicidio parental?

El fallecimiento de un padre o una madre, siempre es doloroso para un/a niño/a. Y si la muerte ha sido por suicidio (especialmente, según muestran las investigaciones, el suicidio de una madre), tiene un efecto aún más doloroso y potencialmente perturbador (…)

leer más

Beneficios de la desinstitucionalización de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo

Las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo con grandes necesidades de apoyo tienen más probabilidades de vivir en entornos segregados y altamente institucionalizados. Es necesario abogar por políticas públicas que apoyen el cambio global hacia la eliminación de prácticas y condiciones opresivas a las personas con discapacidad, y emprender un cambio social y normativo (…)

leer más

PSICOLOGÍA EN RED


LOS COLEGIOS HABLAN

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas

Noticias

¿Cómo ayudar a los niños en caso de suicidio parental?

El fallecimiento de un padre o una madre, siempre es doloroso para un/a niño/a. Y si la muerte ha sido por suicidio (especialmente, según muestran las investigaciones, el suicidio de una madre), tiene un efecto aún más doloroso y potencialmente perturbador (…)

leer más

Beneficios de la desinstitucionalización de personas con discapacidad intelectual y del desarrollo

Las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo con grandes necesidades de apoyo tienen más probabilidades de vivir en entornos segregados y altamente institucionalizados. Es necesario abogar por políticas públicas que apoyen el cambio global hacia la eliminación de prácticas y condiciones opresivas a las personas con discapacidad, y emprender un cambio social y normativo (…)

leer más