La discapacidad no puede ser entendida como un atributo de la persona sino como el resultado de la interacción de la persona con su entorno. En este sentido, la promoción de cambios en el ambiente, tanto físico como social, en el que se desenvuelve la persona resulta esencial para favorecer la participación en la sociedad. Los entornos amigables con las personas mayores promueven la salud, eliminan barreras y proporcionan apoyo a las personas que experimentan pérdida de capacidad.

Estas son algunas de las conclusiones del informe sobre “Accesibilidad y tecnología de apoyo para la comunicación y la participación en el proyecto Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores” elaborado por el Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (Ceapat) del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), un documento a través del cual se ofrece apoyo a las personas, ciudades y comunidades comprometidas en mejorar la amigabilidad de los entornos dentro de la Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores.

Fuente: CEAPAT Fecha descarga: 16/11/2020

La Red Mundial de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores es un proyecto impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el fin de crear entornos que promuevan y faciliten un envejecimiento activo y saludable. En España, el organismo encargado de impulsar y coordinar la Red Española de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores es el Imserso. El Ceapat del Imserso colabora en las actividades para el impulso y coordinación de la Red Española, y brinda información y asesoramiento técnico sobre accesibilidad universal y productos y tecnología de apoyo a los ayuntamientos adheridos al proyecto.

Tal y como señala el informe, una ciudad amigable con las personas mayores es un entorno integrador y accesible que fomenta un envejecimiento activo y saludable, y en el que la participación de las personas mayores es trascendental, siendo pilares fundamentales junto con la participación, la amigabilidad y la accesibilidad.

Sin embargo, un entorno no puede ser considerado amigable si no es accesible, ni se podrán emprender iniciativas que promueven la participación de las personas mayores sin tener en cuenta el rol indispensable que desempeñan los productos y tecnología de apoyo para avanzar en amigabilidad y para garantizar la participación.

De acuerdo con el documento, como consecuencia del envejecimiento progresivo de la población mundial y del aumento de la prevalencia de las enfermedades no transmisibles se prevé que, en 2050, más de dos mil millones de personas necesitarán productos de apoyo. A este respecto, el texto señala la inconveniencia de establecer una relación lineal entre envejecimiento y limitaciones en la realización de actividades, dado que hay personas mayores que tienen niveles de funcionamiento y actividad similares a personas jóvenes, así como la idea errónea de concebir el envejecimiento como pérdida de capacidades, al obviar así los beneficios de la experiencia vital, trayectoria de conocimiento, etc.

No obstante, las limitaciones en la realización de actividades son más frecuentes a medida que aumenta la edad. Por ello, al hablar de limitaciones en la comunicación de las personas mayores, es esencial tener en cuenta la realidad de personas que comienzan a tener dichas limitaciones en una etapa avanzada dentro de su trayectoria vital, así como a las personas mayores con dicha discapacidad desde su infancia, juventud o edad adulta.

En este sentido, los autores del informe consideran que no será posible hablar de iniciativas ni entornos que promueven la participación de las personas mayores sin tener en cuenta el papel fundamental que los productos y tecnología de apoyo tienen como facilitadores de la participación. La información sobre tecnología de apoyo resulta fundamental, ya que en muchos casos el desconocimiento de la existencia de un producto impide que la persona pueda beneficiarse de las ventajas que este podría aportar.

Por su parte, la accesibilidad cognitiva es la propiedad de la interacción de la persona con el entorno, sean cuales sean sus capacidades cognitivas, para que dicho entorno resulte de fácil comprensión y uso, de manera que le permita participar en todos los ámbitos de la sociedad.

Se puede acceder directamente al documento a través del siguiente enlace:

Accesibilidad y tecnología de apoyo para la comunicación y la participación en el proyecto Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores

Artículos Relacionados
Manifiesto del Consejo General sobre el Día Europeo de la Solidaridad y la Cooperación entre generaciones
El Congreso aprueba promover políticas de envejecimiento activo mediante una PNL
Se publica el proyecto de Estrategia Nacional de Personas Mayores para un Envejecimiento Activo 2018-2021
Es fundamental promover políticas de envejecimiento activo, según una PNL
La importancia de la Psicología en el Envejecimiento Activo- Entrevista a M. Pérez Salanova, II Jornadas Nacionales Psicología y Envejecimiento
El 84% de los españoles piensa que potenciar el envejecimiento activo significa potenciar el bienestar mental