La “división sexual del trabajo”, es decir, la separación del trabajo remunerado y doméstico-familiar entre hombres y mujeres, está teniendo una especial repercusión en las mujeres y en sus dificultades para conciliar su vida familiar, laboral y personal. Así lo señala la guía Conciliar con salud, una cuestión de género.

La guía, editada por el Instituto Andaluz de la Mujer, pone el acento en las dificultades que encuentran las mujeres para asumir toda la carga de responsabilidades que recae sobre ellas. Junto a las exigencias de su vida laboral, las mujeres deben asumir los roles impuestos culturalmente en su papel como madres responsables de las tareas del hogar, así como el papel de cuidadoras de personas mayores. Por tanto, la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo está suponiendo un conflicto con estos otros roles impuestos culturalmente para muchas mujeres.

 

A este respecto, la guía define la “doble presencia”, como la situación en la que las mujeres, además de desempeñar un trabajo remunerado en horario laboral, suman y acumulan todas o gran parte de las tareas del trabajo doméstico-familiar, no compartido por los hombres. Según se recoge en la publicación, el riesgo por presentar este conflicto también se ha denominado “riesgo de doble presencia” y es una fuente fundamental de estrés.

La guía aborda la definición de conceptos previos, la importancia de la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, el impacto del conflicto y de la doble presencia en la salud de las mujeres, las medidas que se pueden adoptar desde el ámbito legar, laboral, comunitario y personal para facilitar el equilibrio entre la vida familiar, laboral y personal, así como proporciona una serie de lecturas y recursos de interés para ampliar la información sobre este asunto.

Tal y como señalan los autores, la guía, elaborada desde una perspectiva de género, “considera la salud en un sentido amplio que va más allá de la ausencia de la enfermedad y aborda los factores culturales de género que repercuten en la salud de las mujeres”.

A continuación, se puede visualizar un pequeño vídeo explicativo del documento:

Se puede acceder al informe en el siguiente enlace:

Conciliar con salud, una cuestión de género.

Artículos Relacionados
La inclusión de medidas de conciliación en las organizaciones repercute en el incremento de la productividad laboral-Entrevista a Pilar Rojo
La conciliación familiar: un objetivo a alcanzar en muchos países
La OIT advierte del impacto negativo de la pandemia para las trabajadoras de la confección
Pautas para la gestión de las emociones en tiempos de COVID-19
Guía para la gestión de conflictos familiares
Guía para familiares cuidadores de enfermos de COVID-19