¿Cómo mitigar la difusión de contenidos erróneos y mitos en tiempos de pandemia? Esta es la cuestión que se aborda en el nuevo manual de la Organización Mundial de la Salud, que lleva por título Creación de una fuerza laboral de respuesta para gestionar la infodemia (Building a response workforce to manage infodemics).

Según se define en el documento, una infodemia es un exceso de información, incluida la desinformación, que se produce durante una epidemia y que se propaga entre la población de forma similar a una epidemia, a través de los medios de información digitales y físicos,  haciendo que las personas tengan dificultades para encontrar fuentes de información confiables y orientación fiable cuando la necesitan.

La publicación, que se ha elaborado tras una serie de consultas realizadas a expertos y encuestas a la población, pretende crear un marco de acción para una adecuada gestión de la infodemia sobre la COVID-19, determinando el marco de competencias clave que se debe desarrollar para fortalecer la respuesta de los países frente a la difusión de información falsa y bulos sobre la pandemia.

Específicamente, el objetivo del texto “es orientar y apoyar el diseño, el desarrollo y la evaluación de las necesidades del personal” de las instituciones sanitarias, de forma que conozcan y desarrollen las competencias, conocimientos y habilidades necesarias para realizar una adecuada comunicación sobre la pandemia y combatir la difusión de rumores entre la población.

De esta manera, establece cuatro núcleos de acción:

  1. Gestión de la infodemia.
  2. Preparación y evaluación, que incluye competencias en el uso de herramientas efectivas para escuchar a las audiencias objetivo y para saber diseñar y compartir la información apropiada.
  3. Detección e intervención, en el que se recogen las competencias para diseñar, implementar y evaluar intervenciones para promover la resiliencia frente a la desinformación y para empoderar a las personas y las comunidades para que ejerzan su derecho a acceder a información de salud de calidad.
  4. Fortalecimiento, que define las competencias para empoderar a los sistemas de salud y construir comunidades más saludables a través de una mejor gestión de la infodemia en emergencias sanitarias.

Tal y como explica la OMS en un comunicado de prensa, el marco se puede utilizar como una herramienta de referencia al planificar las capacidades, la formación o los equipos de gestión de la infodemia, y se puede adaptar para aplicarlo al contexto y las necesidades de cada país.

Se puede acceder al documento en el siguiente enlace:

Building a response workforce to manage infodemics

Artículos Relacionados
Materiales educativos para combatir la desinformación sobre la COVID-19
La OMS insta a la puesta en marcha de acciones contra la desinformación en tiempos de pandemia
Declaración de la OMS junto con otras organizaciones internacionales para promover conductas saludables y mitigar los daños ‎derivados de falsas informaciones