La participación de los familiares en la intervención de personas con psicosis resulta fundamental y mejora los resultados del tratamiento. Así lo establece la nueva guía de la Asociación Británica de Psicología (British Psychological Society), que incluye recomendaciones para la aplicación de intervenciones familiares en casos de psicosis. La guía proporciona un resumen de los estudios actuales sobre la teoría y la práctica profesional en este campo.

Tal y como señalan los autores de la guía, “la importancia del apoyo familiar a las personas con psicosis y otros problemas de salud mental se ha puesto aún más de manifiesto con la pandemia de Covid-19”.

Fuente: www.pexels.com Artista:
fauxels Fecha descarga: 05/11/2020

La guía puede ser de utilidad para los profesionales de la psicología que trabajan, tanto con familias de personas con trastornos psicóticos como con trastorno bipolar. Asimismo, la publicación puede ser de interés para los responsables de los servicios de salud y los propios pacientes y familiares. Según señalan los autores de la publicación, los casos de psicosis con trastorno mental comórbido, como un trastorno de la personalidad, pueden beneficiarse también de estas recomendaciones.

La guía subraya la importancia de abandonar el enfoque individualizado en la intervención de personas con psicosis e integrar a toda la familia en el tratamiento, puesto que la familia también se ve afectada por el sufrimiento y malestar psicológico de su ser querido. En este sentido, la guía establece las directrices para prestar un adecuado apoyo a la familia, identificando las buenas prácticas y las barreras u obstáculos que pueden darse para una adecuada intervención familiar.

Entre las recomendaciones de la guía de la BPS para el establecimiento de programas de intervención familiar en psicosis, se establecen las siguientes:

  • La participación de la familia y de las personas significativas en el trabajo con las personas con psicosis debe ser una parte esencial de la prestación de servicios estándar.
  • Las familias deben ser vistas como un recurso de apoyo y se debe tener en cuenta su conocimiento y comprensión de la sintomatología del paciente.
  • Es necesario proporcionar apoyo para preservar la salud mental de los familiares..
  • Las intervenciones familiares deben considerarse una práctica estándar y ofrecerse a todas las familias en todo el proceso de tratamiento.
  • Se debe entender el concepto de familia desde una visión más amplia que integre no sólo los hijos, hermanos o parientes cercanos sino cualquier persona significativa para el paciente, como amigos y otros miembros de la comunidad.
  • Los psicólogos y los profesionales de la familia tienen el papel de defender, apoyar e impartir formación sobre la práctica inclusiva de la familia a todo el personal que trabaja con personas con psicosis, tanto si trabajan desde un punto de vista clínico o no, para que amplíen su actuación a todo el grupo familiar.
  • Los servicios deben tratar de formar al personal para que ofrezca una gama de enfoques para trabajar con las familias y tener acceso a psicoterapeutas familiares y sistémicos cualificados que presten supervisión y formación.
  • Cualquier persona que realice intervenciones familiares (como se describe en el documento) necesita una formación y un apoyo importantes y debe trabajar de acuerdo con la formación requerida para cada enfoque (véase la sección de formación).
  • La supervisión en vivo y el trabajo conjunto son esenciales para los terapeutas sin experiencia cuando realizan intervenciones familiares.
  • Todas las personas que realicen intervenciones familiares deben tener acceso a la supervisión periódica de un clínico experimentado y cualificado con la formación pertinente.
  • Todo el personal debe abordar su trabajo con sensibilidad hacia las diferencias y desigualdades. La formación, el compromiso con la comunidad y la autorreflexión son vitales para atender las necesidades de una población diversa.
  • Cada miembro de la familia puede tener sus propias necesidades individuales que requieren apoyo.
  • Hay que animar a las familias a que compartan su experiencia a través de programas de apoyo entre iguales.
  • Los servicios deben ofrecer una serie de intervenciones familiares diferentes y reconocer que las familias pueden necesitar diferentes tipos de apoyos en diferentes momentos.
  • Los psicólogos deben trabajar junto a otros profesionales de la salud en la entrega y aplicación de la práctica inclusiva de la familia y las intervenciones familiares a nivel estratégico y clínico, para lo que necesitan formación y apoyo adecuados.
  • La formación de doctorado de los psicólogos debe incluir la enseñanza y la experiencia en intervenciones familiares/terapia con familias como una competencia esencial.
  • Deberían utilizarse plataformas seguras de videoconferencia o telefonía móvil cuando no sea posible realizar sesiones de intervención familiar en persona (por ejemplo, durante la pandemia de Covid-19) y para conectar a familiares o miembros de la red geográficamente distantes a las sesiones.

La guía completa puede consultarse en el siguiente enlace:

Guidelines for psychologists and practitioners supporting families and social networks

Artículos Relacionados
Funcionamiento social y estilos atributivos en la esquizofrenia. ¿Es adecuado el modelo de la indefensión aprendida?
El ictus y los síntomas de psicosis y demencia, comunes en los casos graves de COVID-19
Nueva guía de práctica clínica para el tratamiento de la esquizofrenia y la psicosis
Noruega abre el primer hospital psiquiátrico que ofrece tratamiento sin fármacos
Expertos en Reino Unido abordan la naturaleza de la Psicosis desde una perspectiva psicológica
Se publica la traducción al español de la Guía Comprender la Psicosis y la Esquizofrenia