¿Cuáles son los elementos prioritarios que deben contemplar los programas eficaces para la prevención de la violencia contra los niños y niñas? Esta es la pregunta que ha guiado la elaboración de la Guía INSPIRE Adaptation and Scale-Up, elaborada por un conjunto de expertos de organizaciones internacionales vinculadas al trabajo con la infancia, tales como UNICEF.

Los autores del documento, tras clasificar las intervenciones sobre prevención de la violencia contra la infancia como “eficaces”, “prometedoras” o de “aplicación prudencial”, -en función del número de estudios de eficacia con calidad metodológica publicados hasta la fecha-, han elaborado esta guía con el objetivo de ayudar a los responsables y profesionales que trabajan en este campo a acercar la evidencia científica a su práctica asistencial.

Fuente: www.pexels.com Artista:
Alexander Dummer Fecha descarga: 17/02/2021

Tal y como advierte la guía, se debe diferenciar entre mejores prácticas y prácticas basadas en la evidencia. Los programas, las políticas y las intervenciones de prevención considerados como mejores prácticas son de naturaleza exploratoria y están arraigados en opiniones de expertos y en teorías sólidas bien establecidas. Este tipo de fundamentación proporciona un buen punto de partida para desarrollar intervenciones para prevenir la violencia contra los niños. No obstante, estas mejores prácticas, la opinión de expertos y la teoría sólida no proporcionan el mismo nivel de evidencia de eficacia que los programas con apoyo científico y las evaluaciones rigurosas. “No se garantiza que las mejores prácticas den lugar a resultados eficaces. Por esa razón, las mejores prácticas deben evaluarse utilizando diseños de evaluación rigurosos para determinar si son eficaces en la prevención de la violencia”, señala el texto.

La guía ofrece recomendaciones para la adaptación y ampliación de los programas de prevención de la violencia contra los niños existentes, de forma que se ajusten en la mayor medida posible a los resultados proporcionados por los estudios científicos publicados. En esta línea, proporciona pautas precisas para planificar un programa de prevención de la violencia contra los niños a largo plazo, teniendo en cuenta esta evidencia científica y, además, otras cuestiones como la sostenibilidad del programa a largo plazo, los cambios en el contexto local, la inclusión de medidas de evaluación del programa, etc.

La guía se estructura en cinco módulos que abordan los aspectos básicos para la adaptación de programas, la toma de decisiones sobre qué actividades del programa se deben adaptar, la aplicación de mejoras en las actividades seleccionadas, el establecimiento de medidas coordinadas entre las partes implicadas y cómo compartir y difundir los resultados del programa. El documento está elaborado con un enfoque eminentemente práctico, de forma que dentro de cada módulo se proporciona el acceso a una lista de herramientas y actividades para facilitar la aplicación de las recomendaciones ofrecidas.

Esta publicación es un complemento a la guía publicada hace unos años, por este mismo grupo de trabajo, en el que se describen las estrategias basadas en la mejor evidencia disponible para los programas de prevención contra la violencia en la infancia y que está disponible aquí.

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

Guide to Adaptation and Scale Up

Artículos Relacionados
Se inicia el proyecto “Cut all ties” para la prevención de la violencia de género entre los jóvenes
Reforzar la igualdad: guía para el regreso de las niñas a la escuela, de la UNESCO
Spot contra la violencia sexual en las redes sociales: “rompe la cadena”
Se aprueba la Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia
Claves para proteger a los niños frente al abuso sexual infantil, guía para padres