¿Cómo potenciar el apoyo en salud mental desde los servicios comunitarios y la comunidad? ¿Cómo reducir el estigma hacia las personas con trastornos de salud mental? ¿Cómo trabajar para la prevenir el suicidio a nivel comunitario?... Estas son algunas de las cuestiones que aborda la guía Herramientas del mhGAP para usar en la comunidad, publicada por la Organización Panamericana de la Salud.

La publicación se enmarca en el Programa de Acción para Superar las Brechas en Salud Mental de la OMS (conocido como mhGAP), cuya finalidad es potenciar los servicios de salud mental de calidad y basados en la evidencia para que las personas con trastornos de salud mental reciban la atención que se merecen. Este conjunto de herramientas está destinado a fortalecer la respuesta del sistema sanitario más allá de los servicios de Atención Primaria, promoviendo la acción comunitaria.

Tal y como se detalla en la guía, “los trastornos de salud mental son frecuentes en todas las regiones del mundo y tienen una repercusión importante no solo en la salud y el bienestar de las personas afectadas, sino también en la de sus familias, sus amigos y las comunidades en las que viven. Al mismo tiempo, las comunidades disponen de una amplia gama de recursos que pueden usarse para promover la salud mental y para brindar apoyo a la recuperación de las personas que tienen trastornos de salud mental”.

Desde las comunidades se pueden reforzar las acciones multisectoriales para promover la salud mental, prevenir los trastornos de salud mental, incluido el suicidio, y facilitar el acceso a servicios de salud mental. Asimismo, se puede mejorar la adecuación entre las necesidades psicológicas de la población y los recursos y oportunidades disponibles en la comunidad para atender dichas necesidades y realizar otras acciones como combatir el estigma, la discriminación, la exclusión social y los abusos de los derechos humanos que afectan a las personas con problemas de salud mental.

La guía se divide en dos bloques diferenciados. El primer bloque, dirigido a líderes y responsables de la comunidad, aborda el marco para el diseño y planificación de servicios comunitarios de salud mental, detallando las brechas existentes en la atención a la salud mental, para facilitar la creación de posibles entornos, actividades y servicios para satisfacer las necesidades de salud mental de la población local y apoyar los programas de capacitación en la comunidad. El segundo bloque es un manual práctico para todo aquel que desee promover y abordar la cuestión de la salud mental en su comunidad, con consejos prácticos para llevar a cabo las actividades y las intervenciones de salud mental a nivel de la comunidad.

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

Herramientas del mhGAP para usar en la comunidad

Artículos Relacionados
Directrices de la OMS sobre vivienda y salud
El mundo no está preparado para abordar la demencia, informe de la OMS
¿Qué debo saber sobre las vacunas contra la COVID-19? Guía de la OMS y la OPS
Guía para la implementación de estrategias de prevención comunitaria del suicidio, de la OPS y la OMS