Para ayudar a las mujeres que han sufrido una agresión sexual a entender las posibles secuelas físicas y psicológicas del acontecimiento sufrido se ha publicado la guía Tras una agresión sexual.

La guía, publicada por el Gobierno de Canarias, aborda las dudas y miedos frecuentes que suelen acompañar a las mujeres que han sufrido una agresión sexual, proporcionando información sobre el procedimiento sanitario que se lleva a cabo, las posibles reacciones físicas y psicológicas más frecuentes y el establecimiento de estrategias de autocuidado para los días posteriores a la agresión.

La guía subraya que, aunque la mujer que ha sido víctima de una agresión sexual se pueda sentir avergonzada e incluso culpable por lo sucedido, ninguna agresión es justificable y nunca es culpa de la mujer. “No importa cómo o por qué ocurrió la agresión. No importa si había bebido, tomado drogas, dónde estaba o cuál era su relación con el agresor. Usted no es la culpable. Nadie tiene derecho a agredirla. Es un delito”, remarca el texto.

Asimismo, en la publicación se citan las reacciones frecuentes y normales ante una situación de esta naturaleza, tales como estar en alerta constante, como si el peligro pudiera volver a suceder en cualquier momento, sobresaltarse ante cualquier ruido, estar impaciente o irritable o experimentar dificultades para concentrarse y conciliar el sueño, entre otros.

La guía señala una serie de pautas para promover la recuperación de las víctimas, como ubicarse en un entorno seguro y agradable, establecer un plan de autocuidado para las semanas siguientes, buscar apoyo, informarse, exponerse gradual y paulatinamente a salur a la calle o solicitar ayuda psicológica en caso necesario.

Se puede acceder a la guía en el siguiente enlace:

Tras una agresión sexual

Artículos Relacionados
Guía de prevención y actuación ante las agresiones sexuales sexistas
Se aprueba emprender medidas para el abordaje integral de necesidades de las víctimas de agresión sexual
El 016 amplía su atención a mujeres víctimas de agresión sexual
En España, el 48% de las mujeres que sufre agresión sexual no cuenta con asistencia integral