Casi la mitad de los marcos curriculares nacionales (47%) de un total de 100 países no incluyen ni hacen referencia al aprendizaje sobre cambio climático. En el resto de los casos, su inclusión es mínima. Este es uno de los datos aportados por la UNESCO en el informe Getting every school climate-ready: how countries are integrating climate change issues in education (Preparar a todas las escuelas para el clima: cómo los países están integrando los temas del cambio climático en la educación).

El documento ofrece un análisis sobre el estado de la cuestión y señala la importancia de incorporar el tema del cambio climático y la conducta proambiental en los objetivos de aprendizaje de los centros educativos para que las sociedades puedan luchar frente a la crisis climática.

Autor: Karolina Grabowska Fuente: 
pexels Fecha descarga: 27/01/2022

Algunas de las ideas clave que se recogen en el documento son las siguientes:

  • Curiosamente, los países que tienen más probabilidad de incorporar el tema del cambio climático en los marcos curriculares nacionales son aquellos que están sufriendo los estragos de este proceso, mientras que los países que lideran la emisión de gases contaminantes y que tienen una mayor responsabilidad en el cambio climático mundial obvian este tipo de contenidos.
  • Entre los países que incorporan la comunicación y la educación sobre el cambio climático, los contenidos se dirigen en su mayoría (90%) al alumnado de Educación Primaria y Secundaria, siendo menor los países que cuentan con contenidos curriculares diseñados para los estudiantes de educación y formación técnica y profesional (70%), educación superior (70%) y formación de profesores (55%).
  • A pesar de que la mayoría de los profesores encuestados (90%) afirma que es importante o muy importante ofrecer aprendizajes sobre la gravedad del cambio climático y su impacto, menos de la mitad (40%) se consideran capaces de explicarlo y sólo un tercio (30%) señaló que podía explicarlo bien a sus alumnos. Asimismo, respecto al contenido sobre cómo actuar frente al cambio climático, sólo una quinta parte del profesorado se sentía capaz de enseñarlo a sus alumnos.
  • La formación sobre cambio climático en el profesorado es deficiente. La mitad (55%) de los profesores encuestados informó de haber recibido cursos de formación sobre cambio climático y estilos de vida sostenibles y un porcentaje aún menor señaló que su centro educativo contaba con un plan de actuación ambiental.

Teniendo en cuenta estos datos, los expertos de la UNESCO subrayan que se deben incorporar medidas para que la educación sobre el cambio climático constituya un componente básico de los planes de estudio de todos los países. “El conocimiento, las habilidades, los valores y la acción sobre el cambio climático deben integrarse en todas las áreas y niveles de aprendizaje. Hagamos que todos los planes de estudio y todas las escuelas estén preparadas para el clima”, señalan los expertos. Además, es importante que, especialmente los países responsables del impacto climático, se involucren en la educación medio ambiental, si queremos alcanzar la transformación social necesaria para frenar la crisis climática.

A continuación, se enumeran otras recomendaciones recogidas en el informe de la UNESCO:

  • La educación sobre el cambio climático debería integrarse en la formación inicial y continua del profesorado en todas las asignaturas y en todos los niveles educativos. Deben proporcionarse conocimientos, pedagogías eficaces y herramientas para fomentar un enfoque escolar integral de la educación sobre el clima.
  • La educación sobre el cambio climático debe centrarse por igual en la "cabeza", el "corazón" y las "manos", y los profesores deben recibir preparación y formación para poder llevar a cabo este aprendizaje integral sobre conocimientos, actitudes y conductas frente al cambio climático. Esta formación requiere el conocimiento de la aplicación de pedagogías holísticas para garantizar que los alumnos aprendan competencias y desarrollen un compromiso firme en defensa del medio ambiente.
  • La educación sobre el cambio climático debe integrarse en las políticas y programas educativos de los países, incluida la legislación, políticas y estrategias, así como el contenido de los planes de estudio para lograr una transformación significativa en los sistemas educativos.
  • Los Ministerios de Educación y Medio Ambiente pueden y deben colaborar para impulsar la educación sobre el cambio climático. El impacto de las medidas es mayor cuando los ministerios responsables de la educación, del medio ambiente y del desarrollo sostenible colaboran para promover la educación sobre el cambio climático.

En definitiva, tal y como subraya el informe, el papel de la educación es fundamental para conseguir la transformación social necesaria para frenar la crisis climática y este cambio sólo puede ser posible si existe una implicación y compromiso de todos los sectores de nuestra sociedad. “Sin tiempo que perder, debemos romper de los silos y hacer todos los esfuerzos posibles para garantizar que todos los alumnos y las personas estén preparados para afrontar el reto más grave de nuestro tiempo”, advierten los expertos.

La guía se encuentra disponible en el siguiente enlace:

Getting every school climate-ready

Artículos Relacionados
Se necesitan más concienciación y recursos para mitigar el impacto del cambio climático en la salud, informe de la OMS
Cómo crear un clima de aula positivo
Nueva campaña #ClimateChangedMe para concienciar sobre la crisis climática
El acceso a la educación en las poblaciones desplazadas por el cambio climático, informe de la UNESCO
La ONU insta a acelerar la adaptación al cambio climático para evitar graves daños humanos y económicos
¿Por qué aumentar la adaptación climática es una cuestión crítica este año?, comunicado de la ONU
¿Influye nuestra personalidad en la conducta hacia el cambio climático?