Una detección de dificultades basada en la recogida de información en el entorno familiar, en la intervención desde el inicio de la escolarización, la evaluación continua y la respuesta a dicha intervención nos permitirá identificar tempranamente e intervenir de inmediato sobre las dificultades que presenta el alumnado en el proceso de adquisición de la lectoescritura.

Así lo afirma el Equipo de Atención a las Dificultades de Aprendizaje y del Lenguaje Oral del Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra (CREENA) en su Protocolo de detección temprana de las dificultades en lenguaje escrito, un documento a través del cual se describe un proceso para detectar precozmente las dificultades en el lenguaje escrito en el alumnado.

Tal y como señala el texto, los alumnos y las alumnas presentan diferentes ritmos de aprendizaje, pudiendo ser transitorias las comunes y frecuentes dificultades que muchos y muchas encuentran al comienzo de la adquisición de la lectura y la escritura, remitiendo con una adecuada intervención; sin embargo, en algunos casos pueden persistir en el tiempo a pesar de ella, como sucede con el alumnado con Dificultad Específica de Aprendizaje (DEA) en lectura. El documento define la Dificultad Específica de Aprendizaje en lectura, comúnmente conocida como dislexia, como una dificultad persistente en la precisión y fluidez lectora acompañada generalmente de problemas en la comprensión lectora y también en la escritura.

Foto: Pixabay Fuente: pexels Fecha descarga: 30/03/2022

A lo largo de sus páginas sus autores describen los pasos que deben seguirse en este proceso de detección temprana:

1. Recogida de información sobre el alumnado y su contexto familiar en relación a aspectos del lenguaje oral y lectura antes de la escolarización en el 2º ciclo de Educación Infantil.

2. Desde el inicio de la escolarización desarrollo de actuaciones encaminadas a estimular el lenguaje oral y escrito dirigidas a todo el alumnado (Programa de estimulación). VÍA A.

3. Aplicación de unos cuestionarios en momentos clave al finalizar la etapa de Infantil y en los dos primeros cursos de Primaria. VÍA B. Los procedimientos 1 y 3 corresponden a formas de detección a las que estamos más habituadas/os en el ámbito escolar, sin embargo, el procedimiento que se propone en el punto 2 puede resultar y es más novedoso porque se propone un procedimiento de detección basado en la intervención temprana, la evaluación y la evolución de las dificultades tras una intervención específica. El seguimiento de estos pasos nos permitirá identificar al alumnado que presenta dificultades durante el proceso de enseñanza-aprendizaje, intervenir inmediatamente en ellas y poder actuar en consonancia constatando su evolución a lo largo del tiempo.

Asimismo, destacan la necesidad de realizar, a lo largo de este proceso de detección, un trabajo colaborativo entre profesionales, principalmente entre el profesorado especialista en Audición y Lenguaje, orientadoras/es y el profesorado tutor (cuyo papel es principal, dado que es el profesional que más tiempo pasa con el alumnado). Es imprescindible además, enmarcar todas estas actuaciones en los centros educativos en el contexto del "Plan de Atención a la Diversidad", con el fin de impulsar y, por ende, garantizar una educación de calidad a todo el alumnado del centro.

Se puede acceder directamente al documento aquí:

Protocolo de detección temprana de las dificultades en lenguaje escrito. Una propuesta proactiva e inclusiva 

Artículos Relacionados
Guía para detectar la dislexia en el aula
Guía para padres sobre la dislexia
La necesidad de crear un Plan nacional contra la dislexia, aprobada por el Congreso
Dificultades de aprendizaje. Intervención en dislexia y discalculia