Las personas con discapacidad están infrarrepresentadas en el mercado laboral y se enfrentan a una gran exclusión social, que minimiza su presencia en las empresas y organizaciones. Así lo explica la Guía de adaptaciones y buenas prácticas: salud mental y bienestar en el trabajo, editada por Federación Salud Mental Castilla y León.

La guía parte de un estudio de la situación actual de las personas trabajadoras con problemas de salud mental y su inclusión laboral en España, mediante una serie de entrevistas a personal de recursos humanos y grupos de discusión, así como del análisis de un conjunto de fuentes documentales de referencia en el campo.

 

Tras el análisis y la identificación de necesidades, los autores del texto proporcionan una guía en la que definen los itinerarios de inclusión laboral, las adaptaciones que pueden suponer una gran ayuda a las personas con problemas de salud mental en el trabajo, las buenas prácticas en inclusión laboral de personas con problemas de salud mental y un test para la autoevaluación de las propias empresas y organizaciones sobre esta temática.

Tal y como se explica en el texto, el estigma social y el desconocimiento sobre los problemas de salud mental constituyen los obstáculos más importantes para el acceso de las personas con problemas de salud mental a un puesto de trabajo, de forma que los niveles de desempleo en este grupo son los más elevados. Otras barreras a la contratación de personas con problemas de salud mental están relacionadas con el bajo nivel de formación o la poca experiencia laboral, así como la falta de coordinación entre los diferentes agentes sociales y la falta de adaptaciones o ajustes en los puestos de trabajo.

La publicación aborda los aspectos en los que se pueden implementar adaptaciones, como los horarios y descansos, el ajuste del tipo de trabajo al perfil de cada persona, el cuidado del entorno de trabajo, las facilidades en la movilidad del trabajador hacia el lugar de trabajo, el cuidado de las nuevas incorporaciones (mediante la formación previa, la disposición de  una persona de apoyo o la explicación detallada de las tareas a realizar), la actuación frente a las bajas y las citas médicas, la importancia de la comunicación y confianza entre el empleador y el trabajador, la realización de seguimientos, el trato diario no discriminatorio, la opción de disponer de una figura de referencia sobre salud mental en la empresa y la realización de actividades de ocio y/o cultura fuera del trabajo.

La guía se puede descargar en el siguiente enlace:

Guía de adaptaciones y buenas prácticas: salud mental y bienestar en el trabajo

Artículos Relacionados
¿Cuáles son los riesgos psicológicos y sociales en el trabajo y cómo abordarlos?
Invertir en salud mental en el ámbito laboral es altamente rentable, según un estudio de CIGNA
Buenas prácticas para proteger la vida y la salud de los trabajadores durante la pandemia de la OIT
El riesgo de mala salud mental entre los trabajadores españoles en aumento un año después del inicio de la pandemia
Las personas con problemas de salud mental registran una menor tasa de empleo, según el INE
Nueva iniciativa para que la Unión Europea cuente con una legislación específica sobre riesgos psicológicos y sociales en el trabajo
Guía para ayudar a las empresas a apoyar la salud mental y garantizar el bienestar del personal laboral
Discriminación laboral hacia las personas LGTBI en España: efectos sobre su salud mental