¿Cómo diseñar espacios urbanos que tengan en cuenta la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad? Esta es la cuestión que aborda la Guía para planificar ciudades saludables, editada por la FEMP en colaboración con el Ministerio de Sanidad y cuyos autores son José Fariña, Ester Higueras, Emilia Román y Elisa Pozo del departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la Universidad Politécnica de Madrid.

“La salud está condicionada, entre otros aspectos, por las circunstancias en las que las personas nacen, viven, crecen, trabajan y se relacionan, lo que se denomina determinantes sociales. Se llaman entornos a los lugares y contextos en los que las personas viven y se desarrollan, y éstos influyen, de forma directa o indirectamente, en la salud”, se indica en el texto.

La guía subraya que existen elementos clave en el diseño de un plan urbanístico que pueden ser críticos desde el punto de vista de la salud, tales como la importancia de crear espacios de convivencia comunitaria o espacios verdes, el acceso a transporte colectivo y carriles de bicicleta o para caminar.

La publicación describe cómo promover la salud y prevenir la enfermedad desde estilos de vida y entornos urbanos más saludables, especifica los diferentes determinantes a tener en cuenta para el urbanismo saludable e incluye un cuestionario de autoevaluación en los indicadores planteados, así como ejemplos buenas prácticas en esta línea de actuación.

Tal y como explican los autores de la guía, el urbanismo debe responder en cada periodo a la mejora de la salud, creando entornos saludables y teniendo en cuenta el ciclo vital de las personas.

Se puede descargar el recurso en la Web del Ministerio de Sanidad y en el siguiente enlace:

Guía para planificar ciudades saludables

Artículos Relacionados
Guía de buenas prácticas para una señalización accesible en edificios
Cómo diseñar espacios saludables psicológicamente para los niños, informe de UNICEF
Nueva guía para promover entornos amigables con las personas mayores y facilitar un envejecimiento activo y saludable
Mejorar la salud mental a través del contacto con la naturaleza