“La reforma en 2021 de la legislación estatal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica estableció un nuevo paradigma que trata de convertirlas en protagonistas activas de su proyecto vital, respetando su voluntad, deseos y preferencias”.  Así lo recoge el Código de buenas prácticas de la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos.

El documento proporciona las claves para una adecuada intervención desde el nuevo modelo de actuación presente actualmente en nuestro contexto. Se trata de un recurso que puede resultar de utilidad para los profesionales y técnicos que trabajan tanto en el sector social como en el ámbito forense.

 

La guía comprende dos grandes apartados: el enfoque social y el enfoque jurídico. Desde el ámbito social, establece las fases una adecuada intervención que asegure el ejercicio de la capacidad jurídica de las personas con discapacidad, desde la acogida de la persona, al establecimiento del vínculo con el equipo de profesionales, la mejora en los procesos de información y comunicación, el acompañamiento y el trabajo con la familia. Desde el enfoque jurídico, el texto recoge los principales conceptos legales del nuevo marco normativo y, específicamente en los casos de curatela, así como aborda las obligaciones ante situaciones de urgencia, la administración provisional o las autorizaciones judiciales.

Se puede descargar el recurso en la propia Web y en el siguiente enlace:

Código de buenas prácticas para la Tutela de Adultos

Artículos Relacionados
Buenas prácticas en el acceso a la justicia para las personas con discapacidad
Guía del NICE para prestar apoyo de calidad a niños y jóvenes tutelados